CUANDO LO TIPICO Y LO MODERNO SE UNEN

Ulsan es una ciudad portuaria que se encuentra ubicada a 410 km. de la capital. Es la sede del mayor astillero del mundo como también de muchos complejos industriales que producen automóviles, maquinaria y equipos petroquímicos. Hablar de Ulsan es hablar de Hyundai, una marca a nivel mundial que no sólo fabrica coches, sino que es el símbolo de la ciudad y ha fortalecido el desarrollo de este puerto.

De Hyundai son tiendas departamentales, complejos industriales, hoteles y hasta un equipo de futbol, el Ulsan Hyundai Tigers que compite en la K-Super League (Primera División).

Es muy común en Corea que las ciudades adopten el nombre de una firma comercial. Por citar un ejemplo entre muchos, la ciudad de Suwon está cobijada por Samsung.

Ulsan es una ciudad moderna pero que deja ver su aspecto típico en cada momento. Las calles son anchas, los edificios de oficina y los departamentales se pueden observar por todos lados pero atrás de ellos se esconden los mercados típicos en plena calle con sus costumbres tradicionales de un sitio milenario.

Uno de los ejemplos de modernidad es el Hyundai Department Store, un edificio de siete pisos y cuatro sotanos que se alza en la avenida Samsan. Es una de las tiendas de mayor lujo en corea y ahí se pueden encontrar desde lo más nuevo en aparatos eléctricos, prendas de vestir, vinos, licores y electrodomésticos. A diferencia de las tiendas en México, el Hyundai Department Store tiene integrado un supermercado.

Hoy 1 de junio fue uno de nuestros puntos para visitar y pudimos notar que del 100% de visitantes, el 98% son mujeres, quien sabe porqué será. Cuenta también con una zona rápida de alimentos que están en uno de los sótanos y cuando nos sentamos a comer curiosamente éramos los únicos tres varones entre todos los comensales.

Después de estar rodeados de tanto lujo, nos dimos a la tarea de conocer un mercado típico de Ulsan. Estos "tianguis" tienen mucha similitud con los de México, ya que están en plena calle y se pueden encontrar desde prendas de ropa más económica, flores, fruta, puestos de comida (especialmente de pescado) y música (los clásicos cassetes y discos compactos que venden en un bazar).

Detrás de la avenida Taehwa, que colinda con el Taehwa River, está ubicada esta zona en donde las calles son angostas y hasta algunas están cerradas para que los peatones puedan caminar por ellas.

Nos llamó mucho la atención un puesto donde estaban preparando anguilas para comer. Este animal que se captura en el mar es uno de los platillos más tradicionales en el país y su forma de prepararlo es bastante peculiar. Las anguilas son cortadas en tiras y se fríen o se cuelgan de un especie de tendedero para venderlas por kilo.

Tanto caminar nos hizo perder la noción del tiempo y tuvimos que emprender el viaje de regreso al hotel para irnos hacia el estadio y presenciar el primer duelo en esta sede: Corea vs. México.

En la calle, en los taxis todos hablaban de este juego. Corea y México son dos naciones que se quieren, se respetan y que incluso tienen varios tratados internacionales (no se necesita visa para entrar). Sin embargo, en el futbol han jugado muchas veces y los partidos son intensos así como la rivalidad.

El juego se celebró en el Estadio Munsu, próximo escenario de la Copa del Mundo del 2002. Un inmueble con capacidad para más de 40 mil espectadores que registró un lleno impresionante. A las afueras del estadio pudimos apreciar vendedores ambulantes ofreciendo banderas, cintas para colocarse en la cabeza y una botana muy peculiar: calamares empanizados muy al estilo banderilla.

Junto a una de las puertas de entrada se reunió un grupo de seguidores que de inmediato llamaron la atención. Todos vestidos de rojo, pintados de la cara con una bandera monumental para desplegarla en el partido. Nos recordó de inmediato a la famosa "perra brava" de Toluca por el color que los distingue. Gente de todas las edades compraba boletos en la taquilla y por ningún lado pudimos apreciar si hay revendedores. Eso si, la seguridad es impresionante y no se presentó ningún incidente previo al partido.

FUIMOS PARTE DE LA HISTORIA

Fue un honor para nosotros estar presentes en el momento en que se implantó un record mundial. Con su presencia en el cuadro titular que saltó a la cancha del Estadio Munsu, Claudio Suárez batió la marca de más partidos internacionales jugados para selección mayor que estaba en poder de Hossam Hassan de Egipto. Claudio había empatado a Hassan en el partido ante Australia con 157 juegos y el de hoy representó su partido 158.

Claudio recibió de manos del Vicepresidente de FIFA y Presidente de la Federación Coreana de Futbol el brazalate o gafete que lo distingue como el jugador con más partidos internacionales entre selecciones en la historia. También recibió un trofeo y fue emocionante ver como la afición coreana se le entregó. Por más de un minuto los coreanos lo ovacionaron de pié.

La actuación de nuestra selección contrastó con el marco esplendoroso del estadio. Gris y frío. Sin idea y jugando a la deriva. Para Claudio Suárez fue una noche también de contrastes ya que los dos goles de Corea cayeron con sendos cabezazos en su zona.

La "Porra Monumental Coreana" no dejó de alentar y apoyar a su equipo. Interpretando canciones al más puro estilo europeo y brincando en los asientos pero siempre con respeto a ellos mismos y al rival. La educación del respeto que tienen los habitantes de Corea es ejemplar y esto se pudo apreciar cuando Víctor Ruiz anotó el gol del empate. El estadio parecía velorio pero nunca hubo insultos o intentos de agresión hacia los mexicanos.

Todo cambio en el minuto 89 del segundo tiempo cuando Corea anotó el segundo y definitivo gol del partido que le dio sus primeros tres puntos de este torneo. Felicidad y algarabía en la tribuna que se acompañaron con cánticos hasta que el ábitro silbó el final del encuentro.

Aunque los habitantes de Ulsan, llevaban la alegría por dentro debido a la victoria, no hubo festejo en las calles. Quizá porque mañana es día laboral o porque sienten que el estadio es el único lugar para demostrar su pasión. No hay ni siquiera burla para nosotros que somos mexicanos. Respetan nuestra nacionalidad pero eso sí, no pueden disimular su alegría por el triunfo obtenido.

 
   
 
© 1995 - 2004 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Francés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Argentino Futbol Mexicano
13.3.2005
 
 
C. Confederaciones 2001
 
Calendario