WALDIR PEREIRA "DIDI"

Nadie como el para conducir los hilos de un equipo. Nadie como el para tratar a la pelota con cari帽o. Nadie como el para cobrar los tiros libres. Nadie como el para hacer grande al m谩s grande de todos los tiempos.

Nacido en la ciudad de Campos, en el Estado de R铆o de Janeiro el 8 de octubre de 1928, Waldir Pereira "Did铆" llev贸 desde siempre el futbol en la sangre, ya que su padre Artur Oscar Pereira hab铆a sido jugador en su juventud y se desempe帽aba como lateral izquierdo en el club Goitacaz. El fue qui茅n empez贸 a influenciar a Waldir para que practicara el futbol.

Fueron precisamente unos zapatos del se帽or Artur, el elemento idoneo para resaltar en el peque帽o Did铆 y sus hermanos (Salvador, Artur, Jos茅 y Gerardo) la pasi贸n por el balompi茅.

A la edad de 15 a帽os, en 1943, cuando en Brasil el futbol ya era practicado por negros y blancos (antes s贸lo era un deporte practicado por los descendientes de europeos), Did铆 comenz贸 su carrera en las divisiones infantiles del club Sao Cristovao. Pas贸 despu茅s por equipos como el R铆o Branco, el Goitacaz y el Americano.

Su calidad empez贸 a ser vista por muchos buscadores de talento que ve铆an a Waldir como gran armador de la media cancha de los equipos en donde jugaba. En 1946 lleg贸 por primera vez a un club de renombre en Brasil: el Madureira

Con este club tuvo grandes a帽os y mientras su juego se iba perfeccionando, y en donde los trazos de 30 o 40 metros para dejar al compa帽ero en opoci贸n franca de gol se hac铆an m谩s comunes, la llamada de uno de los conjuntos cariocas m谩s tradicionales era inminente.

Por fin, en 1949 su pase fue adquirido por el Fluminense. Brasil hab铆a sido designada como sede para albergar la cuarta copa del mundo a realizarse en 1950 y una de las condiciones era la construcci贸n de un nuevo estadio en R铆o de Janeiro en el cual se jugaran varios partidos adem谩s de la Gran Final.

Entonces surgi贸 el Maracan谩, imponente inmueble capaz de reunir a m谩s de 200 mil "torcedores" que sin duda era el estadio m谩s grande del mundo de aquella 茅poca. El partido inaugural del Maracan谩 se llev贸 al cabo el 17 de junio de 1950, una semana antes del arranque del mundial, con un partido entre las selecciones de R铆o y Sao Paulo.

D铆di formaba parte de la selecci贸n carioca (zona de R铆o de Janeiro) y fue 茅l, quien tuvo el honor de marcar el primer gol del coloso. Un disparo a media altura, entrando al 谩rea grande que tom贸 deprevenido al guardameta Oswaldo, qued贸 en la historia dorada del estadio al igual que el nombre de Did铆.

La selecci贸n amaz贸nica organiz贸 el mundial en su casa para ganarlo, empez贸 arrollando a todos sus rivales pero el gran d铆a, el 16 de julio de 1950, cuando m谩s se necesitaban los goles de Ademir, Zizinho, Jair y compa帽铆a, el cielo de R铆o, el Maracan谩 y la naci贸n entera lloraron con el triunfo de Uruguay, que se conoci贸 mundialmente como "La Tragedia del Maracan谩".

Aquella selecci贸n de Brasil que practicaba un futbol hermoso, pero que es m谩s recordada por la derrota se deintegr贸 casi por completo y nuevos nombres empezaron a aparecer.

En 1951, Waldir Pereira obtuvo como jugador su primer gran t铆tulo. Fue campe贸n del torneo de R铆o con el Fluminense y meses despu茅s, cuando ya era toda una realidad del futbol brasile帽o conquist贸 la Copa R铆o con su mismo equipo. Ser parte influencial de estos 茅xitos le vali贸 ser llamado para vestir la verdeamarelha por primera vez en su carrera en 1952.

Su primera gran competencia con Brasil la vivi贸 en la Copa Am茅rica de 1953 y a partir de ah铆, su figura delgada con el n煤mero 8 en la playera, el cual hered贸 de Zizinho, se convirti贸 en un mito.

Did铆 fue parte de la selecci贸n que gan贸 su boleto en las eliminatorias para el mundial de Suiza 54; en aquel torneo de nuevo Brasil se volvi贸 a quedar en la orilla ya que en cuartos de final se top贸 con Hungr铆a en la famosa Batalla de Berna que le di贸 el pase a semifinales a los magyares.

El certamen en s铆 fue bueno para Did铆 ya que anot贸 dos goles, uno en la victoria de 5-0 ante M茅xico y el otro en el empate a un gol contra Yugoslavia. Brasil y Did铆 tendr铆an su revancha so帽ada cuatro a帽os despu茅s.

Antes, en 1956 pas贸 a formar parte del Botafogo, uno de los equipos brasile帽os m谩s tradicionales, por una suma r茅cord de aquellos tiempos (1 mill贸n 850 mil cruzeiros). J煤stamente con el Botafogo, fue en donde invent贸 la folha seca, el estilo de pegarle al bal贸n por lo que se hizo m谩s famoso y que provoc贸 varios de los goles m谩s bellos en la historia.

En el Maracan谩, en un juego entre Americano y Botafogo un defensor del equipo rival faule贸 a Did铆 en la media cancha. Al intentar golpear el bal贸n el dolor en su pi茅 era muy intenso por lo que decidi贸 cambiar su t茅cnica de chuteo. Empez贸 a pegarle a la pelota enmedio y sinti贸 que el dolor desaparec铆a.

Poco a poco fue perfeccionando la t茅cnica y se dio cuenta que el esf茅rico hacia una curva impresionante que superaba la barrera con facilidad y luego ca铆a como una hoja seca para colarse en el 谩ngulo superior del portero.

A partir de aqui, Brasil ten铆a una nueva arma para hacerle da帽o a los contrarios: los tiros libres cobrados por Did铆.

Un gol de Waldir Pereira, de tiro libre por supuesto le dio al Scratch du Oro su clasificaci贸n al mundial de 1958, en un partido jugado en el Maracan谩 ante Per煤.

Suecia fue el pa铆s en donde Brasil conoci贸 la gloria mundialista por primera vez, pero el torneo empez贸 para los amaz贸nicos de muy mala forma. Tras el empate a cero goles contra Inglaterra en la segunda jornada de la primera fase (antes hab铆a derrotado a Austria 3-0) una rebeli贸n se dio en el vesturaio. Los jugadores de m谩s peso, Did铆, Nilton Santos, Djalma Santos y Bellini le exigieron al t茅cnico Vicente Feola la inclusi贸n de Pel茅 y Garrincha, hasta ese momento suplentes. La presi贸n surti贸 efecto, los dos j贸venes entraron contra la Uni贸n Sovi茅tica en lugar de Joel y Altafini, la magia apareci贸 y Brasil gan贸 dos a cero.

Brasil no volvi贸 a ceder ning煤n punto en el mundial, gan贸 en cuartos de final, aplast贸 a Francia en semifinales y con un 5-2 contundente se proclam贸 por primera vez Campe贸n del Mundo. Para Did铆 fue un torneo inolvidable ya que jug贸 en los seis partidos de su equipo, fue pieza fundamental en la media cancha y al final fue considerado el mejor jugador del mundial.

Con el Botafogo sigi贸 teniendo mucho 茅xito ya que en 1961 y 1962 sali贸 campe贸n nacional. En estos campeonatos recuper贸 su forma que hab铆a perdido durante su estancia de a帽o y medio con el Real Madrid en 1959, en donde pudo saborear las mieles de la victoria en la Copa de Campeones de Liga, junto a Puskas, DiStefano, Gento, Kopa y compa帽铆a.

De nueva cuenta en su m谩ximo potencial, Waldir Pereira integr贸 la selecci贸n brasile帽a que asisti贸 a la Copa del Mundo de 1962 celebrada en Chile para defender el t铆tulo obtenido cuatro a帽os antes. Tal y como sucedi贸 en Suecia, Did铆 volvi贸 a ser parte importante del esquema amaz贸nico.

Form贸 una media cancha de ensue帽o al lado de Zito, Zagalo y Garrincha, que en este mundial actu贸 m谩s como armador que como extremo. Brasil jug贸 seis juegos, Pereira estuvo en todos y el 17 de junio de 1962, en el Estadio Nacional de Santiago se proclamaron bicampeones mundiales al derrotar a Checoslovaquia 3-1.

A sus 34 a帽os hab铆a conseguido todo lo que un jugador pudiera desear. 1962 fue su 煤ltimo a帽o vistiendo la verdeamarelha y atr谩s quedaron diez a帽os, 68 partidos internacionales y 20 goles.

Su carrera como futbolista activo termin贸 en la cumbre y la profesi贸n como t茅cnico inici贸 en Per煤, con el Sporting de Cristal. La carrera de Did铆 como futbolista siempre estuvo llena de 茅xitos y como entrenador no se qued贸 atr谩s. Apenas un a帽o como entrenador y supo lo que era salir campe贸n en su nueva faceta. En 1963 gan贸 la liga en Per煤, pero el gusanito de regresar a las canchas lo llev贸 nuevamente a ponerse los botines en 1964 con su querido Botafogo.

En una excursi贸n que realiz贸 su equipo a M茅xico para jugar un torneo fue convencido para fichar con el Veracruz, y con los Tiburones jug贸 la campa帽a 65-66, donde conquist贸 cinco goles y reg贸 su clase por las canchas del territorio azteca.

De regreso a su patria se enfund贸 en los colores del Sao Paulo con el cual decidi贸 retirarse definitivamente. 1967, lo vio una vez m谩s con el Sporting de Cristal como t茅cnico que fue consagrado campe贸n al a帽o siguiente.

Su momento de gloria en el banquillo lo consigi贸 en 1969 cuando fue contratado por la Federaci贸n Peruana de Futbol para hacerse cargo del conjunto nacional que buscaba la calificaci贸n al mundial de 1970. Con una generaci贸n de j贸venes encabezados por H茅ctor Chumpitaz, Hugo Sotil y Te贸filo Cubillas, entre otros, el estilo brasile帽o que tanto admir贸 al mundo entero en 1958 y 1962 fue aplicado por Did铆 a su equipo. La t茅cnica y el manejo exquisito del bal贸n fueron sus teor铆as principales y los jugadores lo aplicaron a la perfecci贸n.

Per煤 sorprendi贸 al mundo entero cuando elimin贸 a Argentina gracias a un empate a dos goles conseguido en territorio argentino. Did铆 estaba de vuelta en un mundial pero ahora con una nueva responsabilidad.

El conjunto inca fue la revelaci贸n del evento mundialista gracias a su futbol alegre y ofensivo que cautivo a cientos de aficionados. En su reaparici贸n en Copas del Mundo en donde no estaba desde 1930, los peruanos llegaron a los cuartos de final y enfrentaron a Brasil, donde estaban muchos amigos de Did铆. Los cariocas se impusieron 4-2 pero sin duda el partido fue uno de los mejores del mundial que vio enfrentarse a dos escuelas con vocaci贸n ofensiva.

Argentina que hab铆a quedado asombrada con la exhibici贸n de Per煤 en la campa帽a eliminatoria que los dej贸 fuera del mundial reclut贸 a Did铆 para que 茅ste ense帽ara su t茅cnica de golpeo y manejo del bal贸n a las nuevas generaciones. Fue contratado por el River Plate con el que tuvo buenos resultados. Su nombre lleg贸 hasta Turqu铆a y en 1972 fue a dirigir al Fenerbahce con el que consigui贸 cinco t铆tulos.

Despu茅s de su paso con los turcos Waldir Pereira se convirti贸 en un trotamundos del balompi茅 y dej贸 su escuela en pa铆ses como Arabia Saudita y Kuwait, que se apoyaron en la t茅cnica brasile帽a y por a帽os fueron dominadores de los torneos de Asia.

En la d茅cada de los ochenta altern贸 su profesi贸n en Brasil y Per煤, en donde dirigi贸 a cuadros como el Alianza de Lima, el Cruzeiro de Belo Horizonte y el Bang煤 de R铆o.

Un problema en la columna lo hizo retirarse de las canchas para siempre y en la 煤ltima d茅cada se dedic贸 a recibir homenajes por todo el mundo. En el a帽o 2000, fue reconocido por la FIFA como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en una ceremonia especial celebrada en Bruselas y donde su nombre ingres贸 en la Galer铆a del Futbol Mundial.

Su salud se fue deteriorando poco a poco por problemas intestinales y de la vejiga y en mayo del 2001, el gran Did铆 dej贸 de existir a los 72 a帽os.

Cerebral siempre, un t铆pico pensador de la cancha durante los 90 minutos que ten铆a un repertorio incalculable de estilos para pegarle a la pelota, el n煤mero 8 de la playera de la selecci贸n de Brasil fue uno de los jugadores m谩s influenciales en la dorada historia futbol铆stica de este pa铆s. Considerado dentro de muchos "equipos del siglo" donde milit贸, Waldir Pereira ten铆a la capacidad de dar un pase preciso de m谩s de cuarenta metros siempre con ventaja para el delantero.

Se entendi贸 a las mil maravillas con Pel茅 de quien muchos de sus goles fueron asistencia del gran maestro Did铆. Artista completo que naci贸 con un don de golpeo de bal贸n, el famoso efecto de la "hoja seca" es hasta ahora uno de los inventos del futbol m谩s reconocidos en todo el orbe.

Siempre fue querido y respetado por compa帽eros y rivales y el nombre de Waldir Pereira "Did铆" es y ser谩 tema obligado cuando se hable del futbol arte y exquisito en cualquier parte del mundo.

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alem谩n Futbol M茅xico 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
22.4.2008
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de Selecciones
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat