ANGEL LABRUNA (1918 - ), Selecci贸n de Argentina

La historia del futbol argentino ha dado grandes delanteros a lo largo del tiempo. Desde Guillermo Stabile hasta Mart铆n Palermo, pasando por el "charro" Moreno, Alfredo Di Stefano, Adolfo Pedernera, Omar S铆vori, Luis Artime, Mario Kempes y Gabriel Batistuta.

Todos estos nombres son parte del siglo de oro en el pa铆s pampero.

Pasan generaciones y siguen floreciendo atacantes de gran calidad, personalidad y talento. Pero hay uno, que no aparece en la lista anterior, porque merece menci贸n aparte, ya que fue parte de una 茅poca gloriosa de Argentina, jug贸 en un equipazo ( de los m谩s recordados en la historia ) y particip贸 en su primer mundial a los 隆39 a帽os! Debido al aislamiento argentino del show internacional.

Su nombre: Angel Labruna, toda una instituci贸n en el balompi茅 de Argentina.

Nacido en 1918 desde su infancia mostr贸 sus cualidades de goleador nato. Ligado muy peque帽o a los colores del River Plate, Labruna comenz贸 a destacarse como un interior de toque fino, habilidad sorprendente y una picard铆a especial.

En sus inicios fue parte de aquella delantera del River que alcanz贸 el apelativo de "la maquina" ya que contaba con jugadores de la talla de Deambrossi, Moreno, D'Alessandro y Pedernera. Con Loustau form贸 un corredor izquierdo que era muy dif铆cil de parar; parec铆a que jugaban de memoria.

La caracter铆stica m谩s notable de Labruna era que sab铆a adelantarse a la defensiva con gran astucia dentro del 谩rea y adem谩s ten铆a un poder de definici贸n milim茅trico. La prueba de esto es que durante su carrera anot贸 m谩s de 300 goles.

En su primera temporada en 1939 consigui贸 siete, pero de ah铆 en adelante se convirti贸 en un artillero temible. En 1943 (28 goles) y 1945 (23 goles) se proclam贸 campe贸n goleador del torneo nacional. Las cifras de veinte tantos por temporada se volvieron costumbre para los hinchas del River.

Su contribuci贸n a la selecci贸n argentina fue igualmente importante. Su periodo internacional abarc贸 desde 1942 hasta 1958 y visti贸 la casaca nacional en 35 oportunidades.

Su cosecha de goleo no fue tan mala tomando en cuenta que en su 煤ltima 茅poca fue suplente. Anot贸 17 goles y particip贸 en varias Copas Am茅rica.

En 1947 form贸 parte de uno de los equipos m谩s poderosos que se han visto en el torneo continental. Argentina fue campe贸n en Ecuador y despleg贸 un futbol lleno de virtuosismo y talento. En siete encuentros anot贸 28 goles y recibi贸 s贸lo 4.

En el partido para amarrar el t铆tulo destroz贸 a Colombia por 6 goles a 0. Sin embargo a pesar de todos los 茅xitos del cuadro pampero 茅ste se aisl贸 del mundo internacional lo que impidi贸 a sus grandes figuras demostrar su calidad en los eventos mundiales.

Tanto en 1942 como en 1946 la FIFA aplaz贸 los mundiales gracias a la guerra. Por motivos extra-futbol los celestes no asistieron a Brasil 50'( debido a la fenomenal bronca contra los amaz贸nicos en la final de la Copa Am茅rica de 1946) ni a Suiza 54' ya que todav铆a se sent铆an ofendidos con el organismo internacional porque no les hab铆a otorgado la sede del mundial de 1938.

Fue hasta 1958 cuando por fin Argentina reapareci贸 en un mundial. Labruna con casi 40 a帽os era el s铆mbolo de la selecci贸n.

Lo que al principio eran sonrisas y optimismo por parte de la delegaci贸n en dos semanas se tradujo en humillaci贸n y verg眉enza.

Labruna y Argentina comprendieron que se hab铆an quedado dormidos en el tiempo. Dos derrotas ante europeos, 3-1 contra Alemania y 6-1 contra Checoslovaquia ( en la que es la peor derrota en la historia de los mundiales para Argentina ) pusieron a los pamperos en su lugar, admitieron que estaban muy lejos de ese nivel y provocaron que a su regreso a Buenos Aires llovieran monedas para jugadores y directivos.

A pesar de esta debacle, Labruna alcanz贸 a jugar dos partidos y se convirti贸 hasta ese momento en el jugador con m谩s edad en participar en una Copa del Mundo.

Despu茅s de ese trago amargo, ya en Argentina, dej贸 al River Plate para enrolarse en el Platense y luego en el Defensor de Montevideo.

Un hombre como 茅l no pod铆a dejar al futbol despu茅s de su retiro y se dedic贸 a ser entrenador de varios clubes del cono sur como el Belgrano, el Argentinos Juniors, Rosario Central, Talleres de C贸rdoba y el equipo de sus amores, el River en el cual tuvo un periodo de dos a帽os entre 1968 y 1970.

No cabe duda que el nombre de Labruna estar谩 grabado por siempre en la historia del club rojiblanco y del cuadro albiceleste. Un grande para un pa铆s grande.

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alem谩n Futbol M茅xico 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
22.4.2008
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de Selecciones
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat