ENTRE EL GUSTO Y LA OBLIGACION DE JUGAR FUTBOL

Con: Manuel Sol

Por: Francisco Angeles, mundosoccer.com

Lejos quedaron los días en la Selección, lejos aquellas glorias como jugador necaxista, lejos las tardes de verano jugando en el estadio Azteca, con poca gente pero ganando, hoy sólo la presión de no irse a la primera división “A” lo mueve a seguir peleando, Manuel Sol platicó con mundosoccer sobre el pasado, el presente y el difícil futuro.

Con una sonrisa que resiste hasta las penas del descenso, Sol platica sobre su afición por jugar al futbol desde chamaco.

“Siempre me encantó, siempre el futbol fu mi gran pasión, lo que mas me atraía. Ahora si que desde que tenía uso de razón pateaba un palota y siempre admiraba a todos los futbolistas. Yo creo que fue algo con lo que crecí toda mi vida”.

Los motivos eran desde familiares hasta desconocidos, el futbol ha acompañado a Manuel Sol durante toda su vida. Originario de la capital mexicana, describe los partidos de la cuadra en su infancia.

“Toda la vida, siempre jugué futbol con los compañeros y en la escuela tenía que jugar siempre. En recreos, antes de llegar a la escuela, siempre tuve presente el futbol”.

“En aquel entonces no piensas a futuro, sólo piensas en divertirte, en agarrar la pelota, en jugar, eso es lo que importa. Jugaba yo tres o cuatro partidos en el mismo día, con distintos equipos. Es claro, lo único en que piensas es en divertirte”.

Los días de niñez pasan, llega la oportunidad, fuerzas básicas de Pumas. La tarde en que el entrenador dice “preparado que vas desde el inicio, que vas a debutar”, Manolo nos describe las sensaciones que corren por la venas de un jugador antes de pisar la cancha por primera vez en la liga profesional.

“Nervios, yo tenía 16 años cuando debuté, porque cuando estaba en Pumas, yo estaba en la reserva y el primer equipo se fue a hacer una pretemporada a Europa y acá se jugaba el campeonato y no iban a llegar, así que nos dieron la oportunidad a nosotros”.

“Es una cosa muy importante cuando debutas. Ves a la gente que siempre has admirado y estas con ellos y es una sensación muy buena. Te sientes raro, porque yo la verdad siempre los apoyaba y luego pasar a ser el apoyado se siente raro, pero muy bonito. Saber que puedes crear cosas en la gente, puedes despertar alegrías”

El inicio parece lo más difícil, pero el paso del tiempo es más rápido de lo que cualquiera pudiera pensar, la historia en Pumas se resuma rápidamente.

“Llegué muy joven. Llegué a los 15 años y a los 16 debuté, estuve con Mejía Barón, cuando sale campeón estuve en el plantel , pero no jugué, ahí debute, pero casi no jugué partidos y hasta que entró Tuca (Ricardo Ferreti) ya juego y me quedé tres años con él. Después de estar ahí fue cuando pasé a Necaxa”.

Loa cambios de camiseta han sido varios para Sol, pero la salida de Pumas fue la más dolorosa, por ser la primera hubiera sido dolorosa, pero la edad le ayudó mucho.

“Tranquilo, porque fue muy joven. Yo tenía 19 años cuando me cambié de equipo, así que iba con grandes esperanzas de llegar a un gran equipo que era Necaxa. Ora que los compañeros pues es distinto, en Pumas son puros jóvenes, más o menos de las mismas camadas y llegar a un equipo que estaba plagado de estrellas pues se siente raro. Pero es cuando más aprendes, viendo jugar a los grandes es cuando mejor empiezas a asimilar mejor el futbol”.

A pesar de haber asistido a un Mundial juvenil cuando se encontraba en Pumas, Sol reconoce que su mejor época la tuvo en los Rayos de Necaxa.

“Fue un paso muy importante porque se me dio todo. Se me dio ir a unas olimpiadas, luego a una selección Mayor y quedar dos veces campeón. Fue algo muy rápido, muy bonito”.

En aquellas épocas, Manuel Sol si cooperó con el primer campeonato de Necaxa, a diferencia del que obtuvo con Pumas, la alegría de participar es mayor.

“Es un sueño, algo indescriptible, la alegría, además todavía era torneo largo y ver reflejado todo lo que hiciste en el torneo es muy padre, muy padre. No hay descripción, mas que estar ahí. Ver a toda la gente feliz por lo que hicimos, es algo muy padre”.

Con la experiencia de dos campeonatos en Necaxa, se podría pensar que ya se sabe y se tiene todo, pero en realidad el trabajo de un futbolista nunca termina.

“Siempre tienes que estar aprendiendo aquí. Para mí el futbol no es de gente grande o de jóvenes, aquí es el que juega bien o el que juega mal. El que juega bien siempre va a estar dentro del campo y es de lo que se trata, de crear una sana competencia y más sabe cuando estás en un equipo plagado de estrellas”.

El paso por Puebla, la llegada al Atlante, todo se ve como de bajada, pero en realidad la calidad del deportista a veces no se mide por sus logros, sino por su capacidad y constancia en el terreno de juego. Sol es autocrítico y dice.

“No depende de ti, no es como en otros países, en que te hacen contratos muy grandes, por largos años, pero aquí ahora con los torneos cortos de seis meses, se hacen de seis meses o cuando mucho de un año. No decides tu.”

“A veces mucha gente dice ese cambia de equipo una y otra vez, e aquí, para allá y para el otro lado pero uno tiene que buscar su bienestar y estar de un lado a otro y si no interesas a un equipo pues, no creo que alguien que no está contento en un equipo se quiera quedar ahí, por eso creo que tienes que buscar donde mejor te acoples, donde mejor te vaya para empezar a desarrollarte”.

El nivel de un jugador a veces se ve truncado por el andar buscando un lugar donde acomodarse y si antes era difícil ahora con seis meses de trabajo en un equipo y en otro pues es peor.

“No es una buena adaptación en quince días que te tengas que ir a otro equipo, cambiarte de ciudad. En lo que te adaptas, conoces a tus compañeros, pues es difícil para un futbolista y a los futbolistas en 17 fechas les exigen resultados inmediatamente. Así que no es tan fácil como se cree”.

Sol ha estado bajo la sombra de muy buenos técnicos, desde Mejía Barón hasta Manuel Lapuente, pero su experiencia con un argentino fue especial.

“Todos ellos me han dejado muchas enseñanzas, pero yo creo que del que más he aprendido fue de Cappa, de Angel Cappa. Me identifiqué mucho con su forma de juego, con como ve el futbol, con como la gusta que jueguen sus equipos, yo creo que es con el que más me he identificado”.

A Sol más que preocuparle el descenso se siente con un compromiso de salir de el hoyo, pero mientras el balón siga rodando y lo pueda hacer rodar, Sol seguirá estando en la cancha, como desde pequeño fue su sueño.

“Jugar. Siempre es jugar. Siempre estar dentro de una cancha es lo más bonito que pueda existir y yo creo que el sueño de todos los futbolistas es tratar de salir campeón y tratar de integrar una selección. Creo que eso son mis sueños. Pero lo que más me gusta de todo es disfrutar estando dentro de una cancha. Jugar es lo que más me gusta”.

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
30.6.2007
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de Selecciones
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat