II Campeonato Mundial de Futbol
ITALIA 1934
Del 27 de mayo al 10 de junio de 1934

 

Fase Preliminar


El ganador del encuentro, califica a Cuartos de Final


Entre paréntesis el marcador en el medio tiempo y en caso de tiempos extras, aparece también el del segundo tiempo.

Italia 7 - 1 Estados Unidos
(3 - 0)
Checoslovaquia 2 - 1 Rumania
(0 - 1)
España 3 - 1 Brasil
(3 - 0)
Suiza 3 - 2 Holanda
(2 - 1)
Suecia 3 - 2 Argentina
(1 - 1)
Alemania 5 - 2 Bélgica
(1 - 2)
Austria 3 - 2 Francia
(1 - 1), (1 - 1)
Hungría 4 - 2 Egipto
(2 - 2)

Cuartos de Final
Semifinal

3er. Lugar
Final

Líderes de Goleo:

4 Edmund Conen (Alemania)
4 Oldridch Nejedly (Checoslovaquia)
4 Angelo Schiavio (Italia)

EN MEDIO DE LA POLEMICA, ITALIA LE DA A SU "DUCE" EL TITULO DE 1934

Del 27 de mayo al 10 de junio de 1934, Italia organizó un politizado segundo Mundial de Futbol, el cual se adjudicó tras recibir sólo tres goles, pero bajo severas críticas hacia los trabajos arbitrales, tachados de localistas.

Fue en mayo de 1932 que la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) otorgó la sede a la Italia del régimen fascista de Benito Mussolini, quien ejerció todo su poder para superar a Suecia en la lucha por organizar el primer mundial en Europa.

Para el "Duce" (Caudillo) Mussolini, la Copa del Mundo era más que una competencia deportiva y la "squadra azzurra" mucho más que un equipo de futbol. Ambas eran la oportunidad de dar brillo a su régimen y demostrar la superioridad del fascismo.

En las gradas de los estadios se ondeaban con orgullo banderas y todo tipo de símbolos fascistas, bajo un ambiente que ya presagiaba guerra. Con tal oportunidad de divulgar las bondades de su sistema político, el "Duce" quería a toda costa el título para los "azzurri".

Mucho se ha escrito sobre la labor de Mussolini para obtener la ayuda de los árbitros a través del general Vaccaro, presidente de la Federación Italiana de Futbol, pese a que la calidad de la "squadra azzurra", máxima potencia futbolística de los 30, era indiscutible.

La expectación entre los países europeos por la primera Copa del Mundo en su continente obligó a la FIFA a implementar, también por vez primera, una ronda eliminatoria, pues 32 de los 53 afiliados que tenía en ese momento, solicitaron la inscripción en el torneo.

Así, de los 16 boletos disponibles para el "II FIFA World Championship" o "Campionato Mondiale di Calcio", 12 fueron obtenidos por Europa a través de Alemania, Austria, Bélgica, Checoslovaquia, España, Francia, Holanda, Hungría, Rumania, Suecia, Suiza e Italia, que no obstante ser anfitrión fue obligado a jugar en la eliminatoria.

Por Suramérica, dolida aún porque sólo cuatro europeos asistieron a Uruguay 1930, clasificaron Argentina y Brasil por "default", ya que nadie más se presentó, mientras por Norte, Centroamérica y el Caribe, el clasificado fue Estados Unidos, con triunfo de 4-2 sobre México, en un partido que se celebró en Roma.

Tocó a Egipto ser el primer representante de Africa en un Mundial de Futbol, con lo que se cerró la lista de 16 invitados, pero con la ausencia notoria de Uruguay, primer campeón y que se negó a jugar en Italia 34, como represalia a lo ocurrido en 1930.

Inglaterra y Escocia, que decían tener a las mejores selecciones de la época, dijeron no a la FIFA por segunda Copa del Mundo al hilo, tanto por considerar que su juego era superior, como por diferencias con el organismo.

El del 34 fue también el primer Mundial transmitido por radio y disputado en más de una sede, con un total de ocho ciudades: Roma (Estadio Nacional Fascista), Florencia (Giovanni Berta), Milán (San Siro), Bolonia (Littorale), Nápoles (Giorgio Ascarelli), Turín (Benito Mussolini), Génova (Luigi Ferraris) y Trieste (Litorrio).

Además, la FIFA decidió implementar desde un inicio la eliminación directa, por lo que la ronda inaugural fue la fase de octavos de final, que se desarrolló por completo el 27 de mayo. Así, no hubo un único partido de inauguración, sino ocho.

En Roma, Italia goleó 7-1 a Estados Unidos; en Génova, España venció 3-1 a Brasil; en Trieste, Checoslovaquia 2-1 a Rumanía; en Milán, Suiza 3-2 a Holanda; en Bolonia, Suecia 3-2 a Argentina; en Florencia, Alemania 5-2 a Bélgica; en Turín, Austria 3-2 a Francia en tiempos extras, y en Nápoles, Hungría 4-2 a Egipto.

Saldo de la primera ronda: Europa para los europeos. El primer paso estaba cumplido, borrar a América del mapa futbolístico y no dejar lugar a dudas de que cuatro años antes la selección uruguaya se había coronado sin haber enfrentado a los mejores del mundo.

El 31 de mayo en cuartos de final, Alemania derrotó 2-1 a Suecia, en Milán; Checoslovaquia 3-2 a Suiza, en Turín; Austria 2-1 a Hungría, en Bolonia, e Italia y España terminaron 1-1, en Florencia. El 1 de junio, los italianos ganaron por 1-0 el pase a semifinales.

Precisamente fueron los partidos entre los "azurri" y la "Furia Roja" los que levantaron polémica y suspicacias. En el primero, el árbitro belga Lois Baert no marcó una falta sobre el portero Ricardo Zamora en el gol del empate italiano. En el segundo, el suizo Rene Mercet anuló un gol a España por aparente fuera de lugar.

Ya en semifinales, Checoslovaquia eliminó 3-1 a Alemania, en Roma, e Italia 1-0 a Austria, en Milán, donde también se criticó severamente al silbante sueco Ivan Eklind por el polémico tanto de los locales, que cayó en supuesta falta sobre el portero austriaco.

Antes de la final frente a Checoslovaquia, Mussolini dio una orden tajante al general Vaccaro: "Italia debe ganar este campeonato a como dé lugar. No es una sugerencia, general, es una orden que no voy a consentir que se desobedezca".

Con otro arbitraje de Eklind, la selección italiana ganó el 10 de junio de 1934 ante 50 mil personas reunidas en el Estadio Nacional Fascista el primero de sus tres títulos mundiales de futbol, mediante un sufrido triunfo de 2-1 sobre Checoslovaquia en tiempos extra.

Puc puso a temblar a toda Italia con su gol al minuto 70, pero Orsi empató al 80. Al minuto cinco del primer tiempo extra, Schiavio anotó el 2-1 definitivo que causó el delirio del "Duce" y de todo un país dirigido por el nacionalismo exacerbado de los fascistas.

Bajo la dirección de Vittorio Pozzo, el cuadro campeón formó con Gampiero Combi, en la portería; Eraldo Monzeglio y Luigi Allemandi, en la defensa; Attilio Ferraris IV, Luis Monti y Luigi Bertolini, en mediocampo, y Enrique Guaita, Giussepe Meazza, Angelo Schiavio, Giovanni Ferrari y Raymundo Orsi, en el ataque.

La hazaña fue opacada por los polémicos trabajos arbitrales, por el ambiente hostil generado por el fascismo contra los rivales de Italia, por el futbol defensivo de los "azzurri" y porque con éstos jugaron cuatro argentinos con experiencia en Uruguay 30.

Lo cierto es que pese a su sistema poco atractivo en una época en la que el futbol espectáculo era la regla, Italia era la mejor de los años 30, con sólo un revés como local de 1930 a 1948 y seis en total del 30 al 40. Luego lavó su imagen con creces al ganar oro olímpico en Berlín 1936 y su segundo Mundial al hilo en Francia 1938.

El tercer sitio fue de Alemania (3-2 a Austria el 7 de junio en Nápoles) y el título de goleo para el checoslovaco Oldrich Nejedly (cinco goles). Un total de 408 mil 602 personas acudieron a los 17 juegos del torneo.

En muchos sentidos, los europeos consideraron esta Copa del Mundo como la primera de la historia, tras la escasa asistencia de selecciones del Viejo Continente a la de Uruguay 1930, que no fue precedida por una etapa eliminatoria y que tuvo poca difusión.

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
16.4.2008
 
 
Copas del Mundo
 
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat