Copa del Mundo Alemania 2006 - FIFA

VIVE ITALIA UNA NOCHE INOLVIDABLE POR CAMPEONATO DEL MUNDO DE FUTBOL

Roma, Ita., 9 Jul., (Notimex).- Italia vive hoy un festejo que permanecerá como inolvidable en la historia del futbol de este país y entre los aficionados, tras el triunfo en la tanda de penales sobre Francia en la final de la Copa del Mundo Alemania 2006.

El país rompió en un grito de satisfacción tras el último penal ejecutado por Fabio Grosso y la victoria por 5-3, luego de empatar a un gol en tiempo regular. En las principales plazas italianas cientos de miles de "tifosi" festejaron la obtención de su cuarto título mundial.

En Roma, en el Circo Máximo, el foro más antiguo de la ciudad, más de 50 mil personas vieron el partido en una megapantalla y quienes vivieron momentos de preocupación tras el gol de Zinedine Zidane que puso a Francia en ventaja.

Primero insultaron al árbitro argentino Horacio Elizondo por cobrar el penal, luego emitieron gritos de tristeza o rabia ante la magistral definición "cuchareada" de Zidane; también gritaron a rabiar con el empate convertido por el defensor Marco Materazzi.

Durante el segundo tiempo acusaban preocupación en sus caras cuando Francia fue adelante y puso en serios problemas a la escuadra "azurra".

La expectativa creció con la llegada de los tiempos suplementarios, inmerecidos para algunos de los presentes que argumentaban injusticia cuando el juez de línea anuló el gol de cabeza del delantero Luca Toni, ya corriendo el segundo tiempo.

Un rosario de malas palabras salieron de la boca de varios cientos de aficionados cuando la televisión internacional repitió el cabezazo dado por Zidane contra Materazzi, insultos que se convirtieron en gritos de victoria cuando el silbante le mostró la tarjeta roja al 10 francés.

El momento de mayor tensión llegó con la definición desde los 11 pasos, la multitud se debatía entre confianza y verdadero terror ante el impostergable final; la historia, lejos de sonreirle a Italia en circunstancias similares, siempre había sido traicionera con "la nazionale".

Más de uno recordaba la final de Estados Unidos 1994 cuando su selección perdió la final por penales contra Brasil; también la eliminación en Francia 1998 con los dueños de casa (ahora rivales) o la más dolorosa: la derrota en la final de la Eurocopa 2000, también contra los franceses.

Primero un respiro de tranquilidad colectivo y temporáneo cuando David Trezeguet estrelló su penal en el travesaño, "hace falta convertir los propios" se repetían una y otra vez los italianos.

Finalmente, un grito eterno: primero el gol de la victoria, después la alegría desatada.

"Campioni! campioni!", gritaban sin cesar hasta el extremo los aficionados locales, "Siamo campioni dal mondo!" repetían mientras agitaban banderas con los colores de la bandera italiana de todos los tamaños.

Los fuegos artificiales hicieron presencia poco después, la gente se abrazaba, se sacaban las playeras y las agitaban al cielo en símbolo de triunfo o corrían de un lado para otro como verdaderos locos por el futbol.

El festejo se extendió a los principales puntos turísticos de la "ciudad eterna", en la tradicional Plaza San Giovanni in Laterano, frente a la basílica del mismo nombre ex sede del papado, otros 70 mil romanos gozaron del triunfo.

En la juvenil zona de Campo dei Fiori (Campo de las Flores) cientos de jóvenes consumieron otros tantos miles de cerveza, vino y refresco en los restaurantes que tradicionalmente reciben la visita de los turistas, hoy todos eran italianos.

En Plaza Navona y en el monumento a Vittorio Emanuele la policía cerró las calles para permitir el festejo, la vía del Corso, principal avenida del centro romano, se convirtió en una inmensa peatonal donde todo era fiesta y felicidad.

Algunos otros italianos prefirieron las caravanas, cientos de vehículos tapizados con banderas y albergando jóvenes que sacaban sus cuerpos por las ventanas desfilaron por el corso Vittorio Emanuele sonando sus bocinas.

El ruido ensordecedor, toda Roma volcada a las calles, el tradicional canto de los estadios del "calcio" se convirtió en un himno eterno: "po, po, ro, popopo, po!". Esta noche todos querían festejar en las calles: "L"Italia campione".

A los festejos en Roma se sumaron los principales centros urbanos del país, en Napolés más de 40 mil personas festejaron frente a las pantallas gigantes ubicadas en la Plaza del Plebiscito, y en Milán la Plaza del Duomo albergó más de 60 mil.

A las 23:30 horas local (21:00 GMT) los festejos continúan en
todos los ángulos de una nación que esperaba lograr por cuarta vez la
Copa del Mundo luego de 24 años cuando en España 1982 se proclamó
campeona de la mano del goleador Paolo Rossi.

Es la noche más larga, es la noche más esperada, es la noche inolvidable del futbol en este país, es la noche de "Italia campeón".

PRINCIPAL

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
15.11.2006
 
 
Mundial 2006
 
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat