ANALISIS DE LA FECHA 15

Por: Alejandro Mayorga

Al futbol mexicano lo rige una monarquía. Ocho goles en dos partidos, la segunda mejor dupla goleadora del torneo, la mejor defensa del campeonato, ocho triunfos por tan sólo tres descalabros, el mejor equipo visitante, entre los cinco mejores como local y finalista en el Apertura 2002. Más no se puede pedir al Morelia, equipo que se encamina como serio aspirante al campeonato y que por primera vez en su historia saborea las mieles de un liderato general.

Y es que la jornada 15 nos brindó un panorama de los que están para pelear cosas importantes y los que ya pueden ir pensando en la próxima temporada. A pesar de que el camino para la liguilla es todavía muy amplio y que muchas escuadras tienen posibilidades matemáticas, su futbol y su constancia está muy lejos del nivel de los de arriba.

En un torneo lleno de irregularidades, quizás los unicos que se salvan de la quema son el Morelia, el Guadalajara, Santos, Atlante y Atlas.

Estos cinco equipos pudiera decirse son los que han mostrado más regularidad a lo largo de cuatro meses y medio y no por algo son los cinco primeros lugares de la tabla general.

Cierto que no podemos descartar para la fase final a conjuntos como Toluca, América o Tigres, que aunque dan una de cal por una de arena, tienen nominas muy experimentadas que saben como deben jugarse las liguillas.

En la cuestión del descenso, con 12 puntos en disputa, la situación se puso bastante interesante con el triunfo del Puebla sobre los Jaguares. En lo que se presumía antes del inicio de la fecha 15 como un partido muy cerrado y quizás tedioso, este duelo celebrado en el Estadio Cuauhtémoc tuvo todos los ingredientes para ser uno de los mejores de la jornada.

El trabajo arbitral de este fin de semana estuvo ensombrecido por lo acontecido en Morelia y en Toluca. Dos malas decisiones que le dieron al traste a los equipos visitantes y que influyó mucho para el resultado que se presentó en el partido.

Cierto que Toluca y Morelia no necesitan de los árbitros para demostrar lo poderosos que son y lo bien que juegan al futbol. Los Diablos han tenido una campaña difícil debido a que no tuvieron pretemporada de por medio, situación que por ejemplo Morelia ha soportado más a pesar de sufrir las mismas consecuencias que los toluqueños.

No por algo, estos dos equipos fueron el campeón y subcampeón del torneo anterior y no está descartado que pudiera repetirse esta final en el Clausura 2003.

Sin embargo, fallas en el trabajo arbitral les permitió a los dos conseguir sus objetivos específicos: Toluca salir de la mala racha (2 derrotas consecutivas) y meterse de uevo en la lucha dentro del Grupo 1, mientras que Monarcas, apoderarse del liderato general.

Curiosamente, ambas escuadras no la llevaban bien en el transcurso de su respectivo partido cuando se presentó el momento que le dio la vuelta a la tortilla; no un golazo ni una atajada sensacional. Un error arbitral que echó a la borda todo el trabajo de la semana de Tigres y Santos.

Tigres llegó al Estadio Nemesio Diez con la firme intención de sacudirse su mediocridad cuando juega fuera del Universitario. Y la única forma de hacerlo, era jugándole de tu a tu al campeón. Así lo hizo el cuadro de Ricardo Ferreti, que dominó el inicio de las acciones, hizo ver mal al Toluca y tuvo el tiempo para irse arriba en el marcador con un gol de Walter Gaitán.

Los Diablos reaccionaron y encontraron el empate gracias a un penal producto de una mano de Briseño dentro del área que ejecutó muy bien Cardozo. Tras el empate, llegó la catástrofe felina. El joven silbante Sergio Silva juzgó mal una carga de hombro de Oteo sobre Carmona, marcó la falta y por consiguiente la tarjeta amarilla al defensor de Tigres a petición del zaguero toluqueño. Oteo ya estaba amonestado y se tuvo que ir a las regaderas dejando a su equipo con 10 hombres.

Jugar ante el poderoso Toluca con 10 jugadores en su cancha es un suicidio, los mexiquenses se fueron con todo en busca de la victoria, Tigres se defendió apostando el empate pero al final no le alcanzó.

El segundo gol choricero fue una clara infracción de Cardozo sobre el arquero Sedano que también el árbitro Silva se pasó por el arco del triunfo. Con el 2-1 y un Tigres desauciado, sólo alcanzo para ver un gol al más típico y puro estilo de Saturnino Cardozo que puso la rúbrica de 3-1.

Con este triunfo, Toluca llegó a 21 puntos dentro del Grupo 1 y apretó el sector, mientras que Tigres se quedó con 24 en el sector 2 y volvió a caer a la segunda posición.

Cuarento minutos después del término del partido en la Bombonera, el cielo se le cayó al Santos por un error de Manuel Glower.

En el que sin duda era el partido más atractivo y parejo de la jornada, Santos inició maniatando al Morelia y estuvo a punto de irse al frente en el marcador cuando un disparo del "Tato" Noriega se estrelló en el travesaño. Poco a poco, Monarcas niveló las acciones y el partido cayó en un bache futbolístico hasta que llegó el minuto 40.

El silbante Glower señaló como penal unas manos de Gabriel Palmeros cuando ambas extremidades estaban pegadas al cuerpo sin posibilidad de tener intención de detener el viaje del balón.

Tal injusticia propició protestas airadas de todos los jugadores santistas que concluyeron con la expulsión del medio de contención Carlos Cariño. Navia puso el 1-0 pero sin el jugador lagunero, que hasta ese momento había hecho muy buena labor de marca sobre Roberto Palacios, los Guerreros se desmoronaron.

El segundo tiempo fue todo color guinda, Morelia se adueñó de toda la cancha a lo largo y ancho de ella y secó por completo a los jugadores peligrosos de Santos. Los segundos 45 minutos sirvieron para corroborar el excelente momento anímico y futbolístico de Navia y Bautista, quienes anotaron tres soberbios goles y que le dieron tinta de goleada a un partido que en el papel no estaba escrito para que terminara así.

La decisión del señor Glower afectó de sobremanera al Santos, que con la goleada a cuestas cayó al tercer lugar de grupo y cuarto general, cuando a las 5 de la tarde todavía ocupaba la posición de honor.

Morelia en cambio, confirmó con otra gran tarde que es serio aspirante al título y dio un paso más para convertirse en el primer calificado a la liguilla.

Quien también alzó la mano para ser considerado como candidato al campeonato fue el Atlante, un equipo plagado de jóvenes que se divierten jugando al futbol y que goleó a un equipo cansado y viejo cuya mejor época parece haber ya pasado.

El 4-1 de los Potros sobre el Necaxa fue la confirmación de que el futbol está lleno de "tiempos" y "eras" y quizás esta sea la de los azulgranas mientras que la de los rojiblancos ya terminó.

Dos goles de Luis Gabriel Rey y uno más de Sebastián González (que llegó a 16 en su cuenta personal) evidenciaron porque son la pareja más explosiva del torneo y que están listos para encarar la fase final.

La victoria, dejó al Atlante listo para regesar a la Fiesta Grande después de años sombríos. Con 28 puntos, recuperaron el liderato del Grupo 4 y sólo por su diferencia de goles no tienen el liderato general. En cambio, Necaxa hilvanó siete fechas sin ganar y con 18 puntos ocupa la tercera posición del Grupo 3. Si los Rayos logran calificar a la liguilla, será por el benevolente sistema de competencia y no por su futbol.

Otro equipo que anda por buen momento y que sin hacer muchos aspavientos ya está metido en la lucha por el liderato general es el Atlas, que con su victoria de 2-0 sobre Tecos reafirmó su primer lugar en el Grupo 1 con 24 puntos y el quinto lugar general.

Tras un inicio incierto en el torneo con dos derrotas consecutivas, los Rojinegros lucen como un cuadro sólido, equilibrado y con la experiencia suficiente para dar una sorpresa en la liguilla, donde seguramente estarán. Sin embargo, ocho fechas sin perder no son suficientes para el público tapatío, a quien no le gusta para nada el accionar de su escuadra en la cancha y que lo ha abucheado porque añoran el futbol de la era Lavolpe.

En cambio Tecos, como quisera jugar feo pero ganar como el Atlas. Los zapopanos juegan feo y para colmo no ganan. Después de su triunfo sonado ante Toluca, los emplumados cayeron en el partido pendiente de la fecha 11 ante Pumas y esta nueva derrota provocó que su situación porcentual vuelva a pender de un hilo. Ya sólo son 4 puntos los que lo separan con el Puebla y sus 12 descalabros en el torneo ya empataron el record de más derrotas en un torneo de corto que tenían el Puebla y Toros Neza. Como negra coincidencia, tanto Camoteros y Toros descendieron a Primera A.

Si a cualquiera de nosotros nos dicen que Monterrey y Puebla ganaron sus respectivos duelos sería muy fácil imaginar que la figura clave de ambos equipos para alzarse con el triunfo fue, por el lado de Monterrey, Jesús Arellano, Guillermo Franco, Alex, Luis Ernesto Pérez o Jesús Mendoza, y por Puebla, Sergio Vázquez, Claudio Núñez, Pablo Caballero, Marco Capetillo o incluso Mauricio Serna.

Pues no. Rayados y Camoteros tuvieron en dos jóvenes desconocidos al alma del partido que entregó todo por su equipo y que les dio la posibilidad de revertir un marcador idéntico de 2-1, para convertirlo en 3-2.

En el Tec, la actuación de Tomás Banda fue digna de mencionar. Un chamaco que cada semana demuestra que está listo para ser titular en el equipo de Daniel Passarella que cuenta con una de las mejores nóminas del futbol mexicano.

Banda fue partícipe de los tres goles de los Rayados; estuvo involucrado en el primero y tercero y anotó el segundo. La forma descarada con la que juega por sector izquierdo, con gran movilidad y con atrevimiento fue veneno puro para el Pachuca, que a pesar de tener ventaja en el marcador no pudo retenerla.

El triunfo del Monterrey fue importantísimo ya que gracias a la derrota de Tigres, recuperaron el liderato del Grupo 2 y se alejaron siete unidades de los Tuzos. Pachuca en cambio, perdió una gran oportunidad de acercrse a la calificación y prácticamente le dijo adios al torneo. Las matemáticas todavía les favorece pero al igual que Necaxa, se han convertido en un cuadro gris que se encuentran lejos del bien y del mal en este Clausura 2003.

Si Tomás Banda ya había sido inspiración para Monterrey, que decir del juvenil Guillermo Rojas, enfundado con el atípico número 112 pero con un corazón más grande que el Estadio Cuauhtémoc.

En un partido fundamental para ambas escuadras el joven Rojas vino a darle a su equipo es motivación, alegría y ánimo que se necesitaba para revertir el marcador. Aunque el defensa Adrián Sánchez resultó al final el héroe por sus dos goles, la actuación de Rojas por el lado izquierdo, abriendo la cancha y desquiciando a más de un zaguero de Jaguares fue vital.

El partido en sí fue dramático, con mucha pasión y garra por parte del 22 jugadores. Igualmente, estuvo plagado de errores, síntoma de la gran presión que viven los jugadores. Los dos goles de Chiapas fueron producto de errores en la marcación aunque la definición fue excelsa por parte de Nápoles y el "Pando" Ramírez.

Los tantos de Adrián Sánchez fueron bien logrados pero cayeron más por el pundonor y la garra que por un desempeño correcto del equipo poblano. Y el penal que convirtió Roberto Trotta fue producto de un craso error de Edoardo Isella, que provocó el penal por unas manos dentro del área.

Pero definitivamente, la jugada que cambió el rumbo del partido se presentó apenas iniciado el segundo tiempo cuando Chiapas ganaba 2-1. Guillermo Ramírez tuvo un mano a mano con Martín Zúñiga y el centroamericano vació su disparo a un lado de la portería. Ahí, cambió el destino del encuentro; Puebla empató y luego anotó el tercero que significó tres puntos valiosísimos en la lucha por la salvación.

Con la victoria, la Franja llegó a 14 unidades dentro del Grupo 1 pero lo más importante es que ya se alejó 4 puntos de Colibríes, mientras que Chiapas se quedó hundido en penúltimo lugar general y porcentual. Como están las cosas, parece que el duelo Jaguares vs Colibríes determinará quien jugará en la Primera A la próxima temporada.

Así como Puebla parece haber resucitado, otro que está en el mismo tenor es Cruz Azul, que a pesar de haber jugado un feo partido ante Querétaro, logró un triunfo de 1-0 que ya lo metió de lleno a la clasificación en el Grupo 3.

El duelo entre Gallos y Cementeros fue de poca calidad, con dos conjuntos con pocos argumentos y variantes para llegar al marco rival. Cruz Azul tuvo la fortuna de encontrarse con un gol por conducto de Mario Ortiz a siete minutos del final, después de que su cabaña fuera asediada varias veces por la delantera de Querétaro.

Con este descalabro, Gallos quedó prácticamente fuera de la lucha por un sitio en la liguilla y su actuación en el torneo ha sido bastante opaca. Aunque la escudra de Enrique Meza también ha tenido un torneo para el olvido, la situación de su grupo le permite estar vivo todavía ya que con 17 puntos está a sólo dos del San Luis en la lucha por el subliderato del sector 3.

Chivas fue otro equipo que consiguió un triunfo importante que lo mantiene en los primeros lugares del torneo. Cuando se pensaba que la escuadra de Eduardo de la Torre ya había perdido gas tras sus últimos resultados, el triunfo ante Veracruz en el puerto, en un estadio completamente lleno, los volvió a poner como equipo de cuidado para la liguilla.

Guadalajara le jugó un partido inteligente a los Tiburones, quienes nunca se pudieron acomodar en la cancha gracias a la excelente marca de la zaga tapatía sobre Angel Morales y la delantera jarocha. Veracruz sólo tuvo una opción clara de gol en 90 minutos que fue desperdiciada por el argentino Casartelli cuando el partido favorecía 1-0 a las Chivas.

La derrota fue dolorosa para el equipo de Daniel Guzmán que perdió la oportunidad de ubicarse como segundo lugar del Grupo 4, sitio que ahora le pertenece al Guadalajara con 27 puntos. De todas formas, el puntaje del Veracruz parece que le puede alcanzar para entrar a la reclasificación.

En los dos restantes duelos de la jornada, América por fin ganó como local pero no mejoró en mucho su actuación. Su rival Colibríes ofreció poca resistencia y se evidenció en la actitud del equipo todos los problemas internos por los que atraviesa el club (se les debe a los jugadores varios meses de sueldo).

El problema para los morelenses es que de nueva cuenta se encuentran en el último lugar porcentual, aunque a falta de cuatro fechas y con un punto de distancia con Chiapas todo puede pasar. La victoria para las Aguilas les permitió recuperar el subliderato del Grupo 1 con 23 puntos, además de alejarse de los Colibríes cinco unidades en la lucha por la calificación.

También la Ciudad de México, Pumas vivió las dos caras de la moneda en la misma semana. El miércoles, en el juego pendiente ante Tecos, un partido que parecía sumamente complicado fue resuelto en el último minuto a favor de los universitarios gracias al gol del debutante Anuar Gómez.

Cuatro días después, San Luis le hizo la misma obra a los Pumas con un gol de Miguel Salcedo en tiempo de compensación. El empate a dos fue muy doloroso para los Pumas ya que no pudieran acercarse a Rayados y Tigres dentro del Grupo 2. Sus 19 puntos por lo pronto los tienen fuera de la liguilla. No así los Tuneros, que con las mismas unidades pero en el Grupo 3, conservaron el segundo lugar gracias a la derrota de Necaxa.

 

 

 

 

 

 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
3.1.2007
 
 
Clausura 2003
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat