ANALISIS DE LA FINAL

Por: Alejandro Mayorga

TOLUCA 4 M. MORELIA 1 (JUEGO DE VUELTA)

TOLUCA 4 M. MORELIA 2 (MARCADOR GLOBAL)


Al fin se rompió el maleficio. Después de cinco años de espera desde que los Diablos se coronaron en el Verano de 1998, Toluca pudo alzar la corona en un torneo previo a la Navidad.

Se conocía a los Diablos como los "Reyes del Verano", ya que en este periodo obtuvieron tres títulos de liga bajo el mando de Enrique Meza. Pero en los campeonatos de Invierno, la suerte no había estado de su lado y siempre se quedaban a principios de la liguilla.

Incluso, los Monarcas les aguaron la fiesta en el 2000. Sin embargo, en este campeonato que irónicamente ya no lleva el nombre de Invierno, sino del de Apertura, Toluca fue el mejor equipo, el más constante, el que mejor jugó al futbol y en el que, colectivamente e individualmente dominó a todos sus adversarios.

El triunfo del conjunto mexiquense es producto de un año (tres torneos) de trabajo continuo de Ricardo Lavolpe quien encontró posiciones nuevas a jugadores para que rindieran más (Erik Espinoza como defensa central, Israel López como medio de contención), de darle oportunidad a jóvenes salidos de fuerzas básicas que entendieron a la perfección el sistema del argentino, y el que jugadores ya establecidos estuvieran en su mejor momento.

Veteranos como Cardozo, Cristante, Zinha, "Chiquis" García y Carmona hicieron muy buena mancuerna con los jugadores nuevos, Valdez, Cuberas, Franco y Vicente Sánchez, y todos provocaron que el equipo funcionara como una máquina de hacer futbol.

No importó que al final Lavolpe se fuera a la Selección, que Wilson Graneolatti dejara el cargo a mitad de la liguilla y que el equipo tuviera a un tercer técnico que jamás había dirigido en México. Toluca estaba embalado y eso lo demostró hasta el último partido del campeonato.

Sin embargo, nunca se imaginaron que estarían en desventaja de dos goles tan pronto en el marcador. El tanto de Adolfo Bautista, a escazos segundos de haber iniciado el partido (quizás sea record para un juego de liguilla), en lugar de desmotivar, provocó lo contrario y Toluca tuvo toda la fuerza anímica para sobreponerse a ese golpe.

Cierto que influyó, el que Morelia sólo apareció en el partido en ese minuto de juego, ya que después, a excepción de una llegada de Alex quien pudo marcar el 2-0 a favor de Monarcas, el conjunto de Romano se echó y fue arrastrado para su campo por los toluqueños, quienes ya no vieron amenzada su portería en el resto del encuentro.

Romano planteó el partido de la misma forma que hizo en el juego de ida, con Trujillo en marca personal sobre Zinha. Lo que nunca se imaginó es que el mediocampista brasileño tuvo la movilidad de la cual careció en el primer capítulo, para jalar las marcas y que por ahí arribaran hombres que hicieron muchísimo daño como Salvador Carmona y Octavio Valdez.

Tanto se preocuparon los Monarcas por Zinha y Cardozo que no le tomaron la atención debida a Vicente Sánchez. El uruguayo jugó sin duda, su mejor partido desde que llegó a México y se convirtió en el bastión de los escarlatas. Se movió por todo el campo, ayudó en la recuperación, presionó la salida y de su persona se originaron los cuatro goles del Toluca.

A pesar de que los Diablos fallaron un penal que reprentaba el empate a un gol, siguieron insistiendo a sabiendas que pronto caería el primer tanto, y cuando este llegó, en una estupenda jugada colectiva entre Sánchez y Carmona, ahí prácticamente cambió el rumbo del partido.

Morelia ya no tuvo la fuerza para ir por el segundo y quien si lo anotó fue Israel López, con un potente disparo tras una jugada por el lado izquierdo de Octavio Valdez, en donde se vio claramente que los Monarcas ya habían perdido la coordinación defensiva. Los tres jugadores que influyeron en este segundo gol escarlata recibieron el balón sin marca encimosa y tuvieron todo el tiempo para ejecutar.

Con el 2-1 a su favor, y el marcador global empatado se preveía una reacción moreliana, sin embargo esto no ocurrió y en cinco minutos de la parte complementaria se selló el título para el Toluca.

Dario Franco perdió un balón en la salida, permitió que Israel López centrara y ahí, Vicente Sánchez dejó con la cabeza el balón a los pies de Cardozo, que sin empalmar bien el esférico, pero con esa suerte que tienen los grandes jugadores, mandó el balón a las redes para decretar el 3-1 y asegurar el séptimo campeonato de liga en la historia del Toluca dentro de la Primera División.

Además, el guaraní conquistó su gol 50 del año en torneos de liga con lo que impuso un nuevo record mundial. Sencillamente un año redondo para el "Diablo Mayor" y justo heredero de las glorias de Vicente Pereda.

El resto del partido mostró a un Morelia ya sin alma para buscar el empate lo cual provocó demasiados espacios en la retaguardia que aprovecharon los mexiquenses para conseguir el cuarto y definitivo, obra de Rafael García, que así se sacó la espina del primer tiempo por el penal fallado.


Así, con el silbatazo de Felipe Ramos Rizo, quien por cierto tuvo muy buen trabajo, se hizo justicia ya que ganó el mejor equipo del Apertura 2002 (aunque no terminó como líder general) lo cual demostró tanto en su cancha, donde terminó invicto, como fuera de la Bombonera.

Para Morelia y Rubén Omar Romano, a pesar de perder las dos finales que disputaron (la otra fue en el torneo de la Confederación de Futbol), el futuro es promisorio ya que el equipo juega muy bien, hay un excelente plantel y sólo es cuestión de pequeños detalles ceñirse con la corona, la cual seguro estarán peleando muy de cerca en el próximo campeonato.

















 
   
 

© 1995 - 2005 Mundosoccer, Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Alemán Futbol México 1era. A Futbol Holandés Futbol Italiano Futbol Inglés Futbol Español Futbol Alemán Futbol Portugués Futbol Mexicano
3.1.2007
 
 
Apertura 2002
 
 
 
 
 
Editorial
Entrevistas
Reportajes
Columnas
Programación TV
¿ Sabías Qué ?
Progol 2006
Copas del Mundo
Héroes     Mundialistas
 
Publicidad | Staff | Entretenimiento | Chat