LOS 12 ESCANDALOS MAS FAMOSOS DE LAS COPAS DEL MUNDO

INGLATERRA VS ARGENTINA
(INGLATERRA 66)

Por: Alejandro Mayorga (mundosoccer.com)

A travťs de las 17 ediciones de los campeonatos mundiales de futbol que se celebran cada cuatro a√Īos se han presentado situaciones pol√©micas y de esc√°ndalo que han permanecido en la mente de todos los amantes del balompi√©.

Hechos que influyeron en demas√≠a para eliminar a un equipo o evitar que un cuadro "supuestamente chico" no progresara en tan prestigioso evento o rumores sobre sobornos por parte de altas esferas organizativas, incluida la FIFA, han estado, a lo largo de 70 a√Īos, presentes en el m√°ximo torneo de futbol a nivel mundial.

Errores arbitrales garrafales, designaciones arbitrarias de silbantes en partidos clave y acontecimientos que ensuciaron el desarrollo del evento son expuestos aqui, en este reportaje que trata de mostrar lo que muchos han tratado de ocultar o que simplemente no son analizados a simple vista y que desgraciadamente han pasado desapercibidos dejando una profunda huella de frustraci√≥n para los afectados, llámese jugadores, aficionados y a todo un pa√≠s entero.

Son 12 los que presentamos. Claro que hay más, pero a juicio de mundosoccer.com esta docena es la más representativa y quizás más conocida por toda la afición del futbol. Países grandes y chicos, sin importar a que confederación pertenecen, han padecido de la "mano negra" que hay en la FIFA y de la cual nadie ha querido hablar. Y aquí se prueba que no son simples coincidencias.

El orden no implica que uno u otro sea m√°s trascendente que los dem√°s. Cada uno tiene su propia historia y su grado de dramatismo e injusticia para los actores involucrados que lo tienen como lugar principal en su memoria.

INGLATERRA VS ARGENTINA (INGLATERRA 66)

Los ingleses son los inventores del futbol, crearon sus reglas y difundieron el deporte a trav√©s de sus fronteras a todo el mundo. Sin embargo a pesar de ese tan distinguido reconocimiento los pa√≠ses brit√°nicos nunca sobresalieron en competencias internacionales de gran √≠ndole, exceptuando el triunfo de la selecci√≥n de Inglaterra en los Juegos Ol√≠mpicos de 1900, 1908 y 1912 cuando el balomnpi√© todav√≠a estaba en pa√Īales.

Por eso, cuando la FIFA decidi√≥ otorgarle a Inglaterra la realizaci√≥n de la Octava Copa del Mundo en 1966, Sir Stanley Rous, Presidente de la FIFA y todos los altos mandatarios de la Federacion Inglesa sab√≠an que esta era una oportunidad √ļnica de alzarse con el m√°ximo trofeo del futbol y que hab√≠a que conseguirlo a toda costa.

Los rivales a vencer para el "Equipo de la Rosa" eran sin duda Brasil, que ven√≠a de ganar el bicampeonato cuatro a√Īos antes, Alemania, que tra√≠a una generaci√≥n importante de futbolistas comandados por el novel Franz Beckenbauer y Uwe Seeler, y los representantes de un futbol exquisito en t√©cnica y sistema poseedores de jugadores de estupenda calidad, que hab√≠an tenido mucho √©xito en los torneos de clubes internacionales: Argentina y Uruguay.

Adem√°s, Inglaterra y Europa entera no estar√≠a dispuesta, por ese sentido nacionalista tan marcado, que un cuadro de otro continente se llevara la Copa Jules Rimet a sus vitrinas tal y como hab√≠a sucedido ocho a√Īos antes en Suecia.

El mundial de Europa sería para los europeos. No entraban en el guión los americanos. Pero cuando en la primera fase del mundial ingleses y alemanes se enfrentaron respectivamente a uruguayos y argentinos, terminando ambos encuentros con empate a cero goles se dieron cuenta que aquellos rivales eran más difíciles de lo que pensaban.

Uruguay secó por completo a Inglaterra en el mismísimo pasto sagrado de Wembley frente a la Reina Isabel II mientras que la albiceleste realizó un partido perfecto ante la poderosa escuadra germana. Desde las altas esferas de la FIFA, dirigida por el inglés Stanley Rous se empezó a gestar una conspiración para echar fuera a los rioplatenses que avanzaron sin problemas en su grupo a la ronda de Cuartos de Final.

Ellos eran los equipos se√Īalados para sacar del mundial ya que Brasil hab√≠a sido echado de la Copa del Mundo por portugueses y b√ļlgaros que sin contemplaciones lesionaron al arma m√°s peligrosa del continente americano: Pel√©, sin que hubiera siquiera una sola expulsi√≥n. Aunque hay que admitir que Brasil tra√≠a a un equipo ya veterano que futbol√≠sticamente fue superado por h√ļngaros y lusitanos que le jugaron de tu a tu al campe√≥n del mundo.

Curiosamente el sorteo previo al inicio del mundial había puesto a Inglaterra y Alemania en grupos diferentes (el 1 y 2) y a celestes y gauchos debajo de ellos por lo que si pasaban a cuartos de final, lo lógico sería en segundo lugar debajo de los dos cuadros europeos, se enfrentarían de manera cruzada en la segunda ronda. Y la curiosidad de volvió realidad.

Para el 23 de julio de 1966 en el Estadio de Wembley quedó programado el duelo entre Inglaterra y Argentina; ese mismo día pero en Sheffield se enfrentarían Alemania contra Uruguay. La primera parte estaba resuelta pero había que contar con la ayuda de alguien más.

Arbitrariamente y violando cualquier ley moral y deportiva la FIFA program√≥ los silbantes para la ronda de cuartos de final. Un israel√≠ silbar√≠a el Portugal vs Corea del Norte, nada raro ah√≠, un espa√Īol estar√≠a en el juego de la URSS vs Hungr√≠a, todo bi√©n, pero los otros dos fue un verdadero descaro.

El teutón Rudolf Kreitlein, de aspecto quijotesco, llevaría el Inglaterra vs Argentina y el inglés James Finney el partido de Alemania vs Uruguay.

En latinoamérica ya se sabía a manos de quién iría a parar la copa.

La silueta imponente, sarcástica e imperiosa del "dictador" Stanley Rous manejaba el mundial como se le daba la gana, sin pedir o dar opiniones. Como anécdota queda la historia de que 48 horas antes de que iniciara el mundial, en la reunión que sostuvo Stanley Rous con los árbitros, los delegados y todo el Comite Arbitral (encargado de las designaciones de los silbantes), el jerarca de la FIFA anunció que los árbitros para los partidos de octavos de final ya estaban designados, aunque él no tenía derecho a hacerlo.

Después, sabiendo Rous que dos de los tres miembros del Comité Arbitral estaban fuera de Londres, convocó a una reunión donde debían confirmarse las designaciones con la sola presencia de un delegado de Malasia que por supuesto no iba a revatir en nada las decisiones del presidente de la FIFA.

Con todo el poder en sus manos Rous designó los juegos para Kreitlein y Finney.

Sabiendo la delegaci√≥n argentina que deber√≠an cuidarse de cualquier forma de di√°logo con el √°rbitro o provocar a alg√ļn jugadpr ingl√©s, el sistema de la albiceleste fue el de enfriar el ambiente y el partido para no caer en provocaciones y tratar de buscar un gol en los minutos finales o irse empatados para que el duelo se decidiera arrojando una moneda. Sin embargo, no ten√≠an en el script todo el show de Kreitlein.

Cuando la selección de Inglaterra advirtió que la táctica de sus rivales no era la de pegar ni la de provocar ellos cometieron el doble de faltas y empezaron a poner nervioso al juez central. Si el capitán de Argentina, Ubaldo Rattin gesticulaba Bobby Charlton gesticulaba más. Si Juan Carlos Lorenzo, gran central argentino, entraba fuerte el siempre colmilludo y canchero Nobby Stiles pegaba más fuerte. En lugar de un partido de futbol los espectadores estaban precensiando una guerra de dimes y diretes y actitudes antideportivas que ensombrecían la escencia pura del balompié.

Mientras los ingleses gozaban de la más total impunidad, los nombres argentinos iban llenando la libreta del Sr. Kreitlein lo que motivaba un continuo pedido de explicaciones. Kreitlein las daba con su estilo de sargento prusiano y en su idioma el cual, era incomprensible para los sudamericanos. La relación árbitro-jugadores se encendía a cada instante.

Hasta que llegó el minuto 33 en un foul contra Roberto Perfumo cerca del arco argentino. Perfumo protestó la sanción y Rattin como capitán del equipo asumió el papel protagónico para pedirle a Kreitlein igualdad en las marcaciones. El alemán asumió que Rattin lo estaba insultando, ya que no entendía ni una palabra en castellano y decidió expulsarlo. Todo el conjunto argentino se fue en contra del silbante, Rattin exigía un intérprete y los ánimos en la tribuna empezaron a caldearse.

Después de varios minutos de infructuoso diálogo Rattin se fue de la cancha, silbado y abucheado por los aficionados ingleses que enardecidos gritaban ¡Animals!, ¡Animals! a toda la delegación argentina. Para ampliar la farsa, Rattin tardó varios minutos en retirarse del terreno y cuando por fin lo hizo, en manifestación de protesta, se sentó en la alfombra roja especial para la Reina cuando descendía del palco oficial no sin antes haber pasado por un banderín de tiro de esquina y arrugar la bandera británica.

Con Rattin fuera y Argentina sin su capit√°n, los albiceleste perdieron toda la br√ļjula del encuentro y ni as√≠ los ingleses pudieron demostrar una amplia superioridad. S√≥lo un gol de Geoffrey Hurst a los 77 minutos de acci√≥n, tras centro de Martin Peters le dio a Inglaterra el pase a semifinales en uno de los acontecimientos m√°s bochornosos de la historia del balompi√© mundial. El √ļltimo cuadro latino hab√≠a sido despachado para felicidad de los organizadores del mundial y del propio Sir Stanley Rous.

Y solo como recuento anecdótico, el partido entre Alemania y Uruguay jugado ese mismo día horas antes y dirigido por el inglés Finney terminó de la misma forma. Dos jugadores uruguayos expulsados por supuestas faltas, parcialidad total hacia el accionar alemán y un penal no marcado en favor de los celestes, cuando perdían 1-0 ante un cabezaso de Pedro Rocha que fue detenido en la linea de gol por Schnellinger y que vieron los 35571 espectadores y los 22 jugadores pero no el Sr. Finney, marcó uno de los "robos" más descarados en la historia del futbol mundial. Al final Alemania ganó 4-0 y calificó también a semifinales.

Sin embargo, la venganza latina llegar√≠a veinte a√Īos despu√©s con la ayuda del Ser Supremo.

Fotos Tomadas de: Los Mundiales de Futbol y la Copa 82


 

 
 
©1999-2001 MundoSoccer,Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Mexicano Futbol Español Futbol Inglés Futbol Italiano Futbol Francés Futbol Holandés Futbol Aleman
Editorial
 
Entrevistas
 
Reportajes
 
Columnas
 
Programación TV
 
¿ Sabías Qué ?
 
Túnel del Tiempo
 
Copas del Mundo
 
Héroes     Mundialistas
 
22.6.2001
 
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de selecciones
 
 
Busca
 
 
 
Tienda | Staff | | Chat