LOS 12 ESCANDALOS MAS FAMOSOS DE LAS COPAS DEL MUNDO

INGLATERRA VS ALEMANIA
(INGLATERRA 66)

Por: Alejandro Mayorga (mundosoccer.com)

A través de las 17 ediciones de los campeonatos mundiales de futbol que se celebran cada cuatro años se han presentado situaciones polémicas y de escándalo que han permanecido en la mente de todos los amantes del balompié.

Hechos que influyeron en demasía para eliminar a un equipo o evitar que un cuadro "supuestamente chico" no progresara en tan prestigioso evento o rumores sobre sobornos por parte de altas esferas organizativas, incluida la FIFA, han estado, a lo largo de 70 años, presentes en el máximo torneo de futbol a nivel mundial.

Errores arbitrales garrafales, designaciones arbitrarias de silbantes en partidos clave y acontecimientos que ensuciaron el desarrollo del evento son expuestos aqui, en este reportaje que trata de mostrar lo que muchos han tratado de ocultar o que simplemente no son analizados a simple vista y que desgraciadamente han pasado desapercibidos dejando una profunda huella de frustración para los afectados, llámese jugadores, aficionados y a todo un país entero.

Son 12 los que presentamos. Claro que hay más, pero a juicio de mundosoccer.com esta docena es la más representativa y quizás más conocida por toda la afición del futbol. Países grandes y chicos, sin importar a que confederación pertenecen, han padecido de la "mano negra" que hay en la FIFA y de la cual nadie ha querido hablar. Y aquí se prueba que no son simples coincidencias.

El orden no implica que uno u otro sea más trascendente que los demás. Cada uno tiene su propia historia y su grado de dramatismo e injusticia para los actores involucrados que lo tienen como lugar principal en su memoria.

INGLATERRA VS ALEMANIA (INGLATERRA 66)

Sir Stanley Rous estaba más que feliz. Los equipos americanos habìan qudado fuera del mundial y los cuatro primeros puestos de la octava Copa del Mundo eran para Europa. Además, la final soñada del "viejo continente" entre dos rivales tradicionales: Inglaterra vs Alemania.

Sin embargo, la obra no estaba terminada. Inglaterra tenía que ser campeón para que todo valiera la pena.

La tarde del 30 de julio de 1966 saltaron al pasto sagrado de Wembley las selecciones de Inglaterra y Alemania para dirimir al campeón del mundo. En el palco de honor se encontraba la Reina Isabel II ataviada con un traje sastre amarillo y acompañada de su esposo, Felipe de Edimburgo. Allí estaba toda Inglaterra, incluyendo el más universal de sus símbolos.

Una de las cuestiones que se esperaban con más morbo era la designación del árbitro que conduciría los destinos de esta final por parte de la Comisión de Arbitraje (o de Sir Stanley Rous): Al principio nadie tuvo algún reclamo, horas después formarían parte de la historia.

Como juez central se había designado al suizo Gottfried Dienst y en una de las bandas estaría el soviético Toftir Bahkramov.

El partido fue muy disputado desde el principio; los alemanes tomaron la ventaja a los 12 minutos por intermedio de Haller pero los ingleses reaccionaron y tras un gol de cabeza de Hurst se fueron al frente en el tanteador en el segundo tiempo por el gol de Martin Peters.

Cuando todo el Estadio de Wembley, alrededor de cien mil fanáticos, ya celebraban el título y cantaban al unísono el "Dios Salve a la Reina", un gol de Herbert Weber a tan solo 30 segundos del final mandó el partido a tiempo extra.


En estos 30 minutos adicionales se dieron quizás dos de los goles más polémicos en la historia de los mundiales, aunque el primero de ellos fue el que tuvo mayor injerencia en el resultado por su condición de darle la ventaja a los locales.

Detrás de aquella portería defendida por Hans Tilkowski había más de cien fotógrafos, más de 90 mil espectadores en las tribunas y dos mil periodistas en el palco de prensa. Se ofrecieron grandes recompensas para la placa que demostrara que el tiro de Hurst había traspasado la linea de gol pero nunca hubo tal ya que el balón "nunca" rebasó la linea de gol.

Increiblemente la persona que pudo haber cambiado todas las historias de este gol fantasma fue el inglés Roger Hunt pero en vez de empujar la pelota hacia el arco después de que ésta había picado en el suelo, se dio la media vuelta para festejar el tanto mientras que el zaguero teutón Weber, que había continuado su carrera a diferencia de Hunt, llegaba para enviar el balón por arriba del arco.

Sobre el desarrollo de la jugada no hay dudas; corría el minuto diez del primer tiempo extra cuando Nobby Stiles abrió el balón a la banda derecha donde se encontraba Alan Ball quién de nueva cuenta superó a Schnellinger y al llegar al fondo del terreno envió centro retrasado hacia donde llegaba Geoffry Hurst marcado por Schulz.

La pelota llegó a los pies de Hurst que se encontraba en el vértice del área chica y de volea conectó un potente disparo que superó la pierna de Schulz, la estirada de Tilkowski y se estrelló en la parte inferior del travesaño para luego rebotar en el suelo siendo enviada a tiro de esquina por el defensa alemán.

El árbitro Dienst se encontraba lejos de la acción, fuera del área grande y en linea perpendicular al punto donde el balón picó en el suelo por lo que quedó imposibilitado visualmente para establecer un juicio de si el esférico había rebasado totalmente la linea de gol como lo marca el reglamento.

De inmediato al no estar seguro para marcar Dienst corrió hacía donde estaba su auxiliar, el soviético Bakhramov quién había corrido paralelamente a la jugada y que tenía una visión más clara de la acción. Dienst platicó instantes con el rodeado de jugadores ingleses y alemanes. El abanderado asintió con la cabeza y señaló el centro del campo con su bandera con lo cual el gol era valido.

El suizo también se encaminó hacia el centro del terreno al tiempo que toda la selección alemana le trataba de revatir la desición.

Examinando la trayectoria de la pelota y por los documentos que aun se conservan de la jugada ese balón jamás traspasó en su totalidad la linea de gol por lo que no debió de haber sido válido. Curiosamente los ingleses nunca exhibieron la repetición en cámara lenta y los alemanes nunca tuvieron acceso a ella. De hecho, la única toma que se tiene de aquel gol fantasma pertenece a la BBC de Londres y el ángulo donde está postrada la cámara no es paralela a la linea de gol; la toma es diagonal y desde ahí si parece que el balón rebasó la linea, aunque se ve que se levanta un poco de cal, teoría que hace suponer que la pelota si mordió un poco de la linea.

Pasada la tormenta de esta acción Inglaterra se volvió amo y señor del encuentro y cuando el reloj marcaba los 119 minutos de tiempo corrido, una larga escapada de Hurst, tras pase de Bobby Moore, culminó con un disparo de zurda del británico que entró claramente a la valla de Tilkowski. Paradojicamente, desde un estricto punto de vista reglamentario también este gol debió haber sido anulado porque fue conquistado cuando había cientos de fanáticos ingleses corriendo por el campo de juego en celebración anticipada.

La discusión no afecta a la justicia del resultado ya que Inglaterra fue claramente superior a Alemania durante los treinta minutos adicionales debido a que tuvieron mayores reservas físicas que sus rivales. Pero en el mundo del futbol los partidos no se ganan con justicia sino con goles y el que consagró como campeones del mundo a los ingleses permanecerá siempre catalogado como el gol que nunca fue y que dio una Copa del Mundo.

A partir de ese momento la figura alta y delgada del abanderado Bakhramov se convirtió en leyenda. El fue quién al fin y al cabo le dio a Inglaterra su único título mundial. Originario de la ex-república soviética de Azerbaiyán, tras la separación de este país de la antigua URSS, el estadio nacional lleva su nombre y su imagen volvió a ser centro de polémica en enero de 1999 cuando el ex-árbitro ruso Nikolai Latyschev, quién fue el encargado de silbar la final del mundial de 1962, denunció ante los medios de comunicación que Tofir Bakhramov había sido elegido como abanderado por la Comisión de Arbitraje ya que le regaló a dicho comité dos tarros de caviar.

Un caso de soborno que fue ocultado por mucho tiempo por las altas esferas de la FIFA y que prueba una vez más que las muestras de gratitud pesan más que la capacidad laboral dentro del organismo que rige el balompié mundial.

Fotos Tomadas de: Los Mundiales de Futbol y la Copa 82


 

 
 
©1999-2001 MundoSoccer,Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Mexicano Futbol Español Futbol Inglés Futbol Italiano Futbol Francés Futbol Holandés Futbol Aleman
Editorial
 
Entrevistas
 
Reportajes
 
El Aficionado
 
Columnas
 
Programación TV
 
¿ Sabías Qué ?
 
Túnel del Tiempo
 
Héroes Mundialistas
 
16.4.2001
 
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de selecciones
 
 
Busca
 
 
 
Tienda | Staff | Entretenimiento | Chat