COLOMBIA 2001 ES UN ESCENARIO IMPREVISIBLE

Por: Gerardo Barrera (mundosoccer.com)

Le explosión de un auto cargado con una gran cantidad de explosivos el pasado cuatro de mayo a las afueras de un importante hotel de la ciudad colombiana de Cali, puso en alerta a dicho gobierno sudamericano pues Colombia será sede de la próxima edición de la Copa América. Esta se celebrará del 11 al 29 de julio de este 2001.

La noticia de lo sucedido atañe en demasía a México puesto que precisamente Cali será la sede del Grupo B de la competencia. La Selección mexicana quedó sembrada en dicho grupo junto con Brasil, Paraguay y Perú.

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

Como ya se mencionó líneas arriba, Cali fue el cruento escenario donde el artefacto explosivo hizo su letal aparición.

A continuación se hace un desglose de las noticias que llegaron desde Colombia el mismo día de los hechos y también las reacciones que el gobierno colombiano, a través de Andrés Pastrana, su presidente, tuvo al conocer la impactante noticia.

Los primeros cable informativos comentaron que "coche bomba explotó esta noche (4 de mayo) a la entrada del estacionamiento de un lujoso hotel en la ciudad de Cali, al suroccidente de Colombia, con un saldo indeterminado de víctimas, informaron las autoridades.

La policía y las unidades de los organismos de socorro acordonaron el área para inspeccionar y atender a los heridos, mientras iniciaron las primeras investigaciones".

Posteriormente, llegó el pronunciamiento del alcalde de la ciudad caleña, Jhon Maro Rodríguez, donde se desmentía que 4 personas habrían perdido la vida y de paso proporcionó los primeros resultados de las pesquisas realizadas.

"El alcalde de la ciudad colombiana de Cali, Jhon Maro Rodríguez aseguró hoy que el atentado con coche-bomba contra un hotel de la localidad dejó 23 heridos, y desmintió haya cuatro muertos como se informó en forma inicial".

"Esa es la buena noticia", dijo desconsolado Rodríguez al entregar un reporte preliminar del atentado ocurrido en la parte baja de la Torre de Cali, un lujoso hotel de 43 pisos en un sector exclusivo de la ciudad.

Las autoridades confirmaron que el automóvil, al parecer un Renault-4, estalló a las 18:50 horas locales, al ser activado posiblemente por dos sujetos que lo abandonaron en el estacionamiento de la edificación.

Según las primeras investigaciones, los terroristas utilizaron entre 50 y 70 kilos de el poderoso explosivo Superanford, que fue detonado a control remoto.

La remoción de escombros continúa en el hotel, que sufrió serias averías por lo menos en 20 pisos, por lo que tampoco se descarta que se encuentren personas muertas.

Dentro de los heridos fueron reportados cinco integrantes del club de fútbol Once Caldas, que mañana (5 de mayo) debía disputar un partido contra el local América por el torneo profesional de la nación andina, el cual quedó postergado.

Los deportistas heridos fueron identificados como Arnulfo Valentierra, el dirigente Julián Giraldo, el defensa Jorge Díaz, el técnico, Javier Alvarez, quien fue adiestrador de la selección de Colombia, y el atacante Oscar Echeverry.

Versiones extraoficiales indican que los autores del acto terrorista podrían ser miembros de las guerrillas izquierdistas o narcotraficantes inmiscuidos en venganzas por los negocios ilícitos, pero estas informaciones no fueron confirmadas por las autoridades.

La explosión dejó un saldo provisional de 17 automóviles destruidos que se encontraban en el estacionamiento de la edificación y causó averías en las viviendas vecinas

Más tarde, la información seguía fluyendo y se empezó a hablar de muertos debido al atentado.

De acuerdo con los primeros reportes de las autoridades, la explosión dejó al menos cuatro muertos y 11 heridos, y ocasionó cuantiosos daños materiales en la Torre Cali, un lujoso hotel de 43 pisos de la tercera mayor ciudad del país.

Los organismos de investigación tratan de establecer la identidad de los autores del atentado, del cual sólo se ha establecido que fue ocasionado por dos hombres que abandonaron el vehículo que luego hizo explosión.

Los cuerpos de socorro y la policía mantienen un cordón de seguridad en el lugar y tratan de precisar si hay más víctimas entre los escombros que dejó la fuerte explosión, que se sintió en más de un kilómetro a la redonda.

HABLA ANDRÉS PASTRANA

Después de conocer la trágica noticia, el presidente de Colombia, Andrés Pastrana, se mostró consternado por lo sucedido, pero ratificó en todo momento que la celebración de la Copa América sí se llevará a cabo.

Agregó además que los grupos paramilitares y rebeldes que habitan Colombia, habían declinado realizar actos de este tipo.

"Colombia está en capacidad de organizar la Copa América con total éxito", aseguró este lunes (7 de mayo) el mandatario colombiano, en visita oficial de tres días a Perú, durante una conferencia de prensa que ofreció junto a su colega peruano Valentín Paniagua.

Pastrana indicó que el domingo pasado habló con el presidente de la Federación Colombiana de Futbol (FCF), Alvaro Fina, "para compartir las preocupaciones que puedan haber de otros países sobre la seguridad durante el torneo".

La preocupación surgió tras un ataque con un coche bomba en un exclusivo hotel de la ciudad de Cali, sede principal de los enfrentamientos por el Grupo B, integrado por Brasil, México, Paraguay y Perú, con saldo final de 36 heridos.

Desde fines del año pasado el gobierno colombiano inició una campaña a nivel internacional para hacer del conocimiento público las variadas medidas de seguridad adoptadas por el país, destinadas a garantizar el correcto funcionamiento de la Copa América 2001.

Para dar tranquilidad a los miles de turistas que se espera arriben a Colombia durante la celebración del evento, entre el 11 y el 29 de julio próximo, las autoridades gubernamentales ha aclarado que incluso las fuerzas rebeldes estaban motivadas con el torneo.

Pastrana aseguró todas las garantías para el evento deportivo e incluso mencionó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han declarado en forma pública que no realizará "ataques" durante la Copa América.

COLOMBIA VIVE MOMENTOS DEMASIADO TENSOS

Amén del atentado, en Colombia se están viviendo momentos muy difíciles dado que las negociaciones entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no han dialogado lo suficiente coma para detener la ola de violencia y terrorismo que azotan al país sudamericano.

El diálogo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), afectado por altibajos y falta de confianza de las partes, podría verse dañado por la "bestialidad" denunciada por el gobierno en las acciones rebeldes.

El pesimismo por el futuro de las negociaciones entre el gobierno y las FARC lo expresó el presidente Andrés Pastrana, quien impulsa desde hace dos años las negociaciones con la insurgencia, y por el vocero de los guerrilleros, Raúl Reyes.

"Se nos agotan las razones para seguir creyendo en la paz", expresó Pastrana al condenar las acciones violentas de la guerrilla y los derechistas grupos paramilitares, éstos últimos responsables de múltiples violaciones a los derechos humanos.

Pastrana calificó como "bestialidad" las masacres que a diario perpetran en Colombia los derechistas grupos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y la insurgencia.

Recordó que en la guerra "nadie gana, todos pierden" y pidió para que los colombianos sean "instrumento de paz, no de guerra. Para ello estamos luchando".

El escepticismo frente al proceso de paz también fue expresado por los voceros de las FARC, la mayor y más antigua guerrilla que opera en el país, quienes consideran que el gobierno de Pastrana incumple los acuerdos suscritos con la organización rebelde.

Reyes, uno de los principales portavoces de las FARC y calificado como el canciller de la organización rebelde, comentó que "es muy complicado para las FARC continuar dialogando cuando la otra parte no cumple los acuerdos".

El representante rebelde se refirió al intercambio de soldados y policías enfermos por guerrilleros presos en delicado estado de salud y considerado por las FARC como el punto más importante del Acuerdo que el 9 de febrero pasado descongeló el proceso de paz.

Para Reyes, el acuerdo humanitario estaba casi listo, pero se estancó por la presión de la cúpula militar al presidente Pastrana y al alto comisionado de Paz, Camilo Gómez.

"No estamos dispuestos a aceptar nada distinto hasta tanto se cumplan los Acuerdos de Los Pozos", sostuvo Reyes.

Pero a pesar del escepticismo manifiesto en Pastrana por la violencia y de Reyes por el poco avance en los acuerdos humanitarios, el comisionado para la Paz cree que se "vislumbra un acuerdo humanitario" entre gobierno y la insurgencia.

El principal reto de las FARC, según Gómez, es firmar los acuerdos humanitarios y la paz.

Los grupos paramilitares intensificaron y ampliaron lo que en Colombia se conoce como los "recorridos de la muerte", que asesinan a sangre fría a campesinos que consideran auxiliares de la guerrilla.

Como respuesta a las matanzas de los paramilitares, las organizaciones rebeldes también imitan y en sus incursiones masacran a pobladores que -según ellos- patrocinan a las Autodefensas Unidas de Colombia.

Y… ¿QUÉ SUCEDIÓ EN MÉXICO?

La noticia del funesto atentado en Cali, se propagó rápidamente a México y a continuación se presentan algunas declaraciones de Enrique Meza, seleccionador nacional, así como las palabras de algunos integrantes del Tricolor, que es muy posible que sean tomados en cuanta para tomar parte en la Copa América.

Interrogado sobre el atentado ocurrido en Cali, Colombia, sede donde jugará México la Copa América, en julio próximo, Enrique Meza asintió que hay preocupación por este hecho, "pero preocupándome no consigo nada", por lo que confió en que México no tendrá problemas con la seguridad en esa justa sudamericana.

Por otro lado, los integrantes del combinado mexicano se mostraron tranquilos a pesar de los sucedido en tierras de Gabriel García Márquez.

Para el arquero de Chivas, Oswaldo Sánchez, aunque la situación que se vive allá es peligrosa debido a las actuales circunstancias políticas y sociales por las que atraviesa dicha nación sudamericana, por lo que deberán ir con la mentalidad de que no pasa nada y dejarse de preocupar de que podría sufrir algún tipo de atentado.

"Es triste y lamentable que se den este tipo de cosas, que aunque son peligrosas por la magnitud y lo que se vive allá, no debemos preocuparnos por eso, pues hay la confianza de que se brindará la seguridad y vigilancia necesarias", dijo arquero tapatío.

Mencionó que en el plantel aún no se han referido a ése asunto, pues lo principal es ponerse a trabajar y pensar en otras cosas, ya que todavía faltan un par de meses para que se dispute la Copa América de futbol.

Por su parte, el mediocampista atlista Juan Pablo Rodríguez, consideró que es un problema grave, pero confió en que un torneo internacional de la magnitud de la Copa América deberá contar con la mayor seguridad que se pueda para evitar que se repitan cosas como ésa.

Señaló que hablar de la vigilancia que se otorgará en el certamen corresponde a los directivos del balompié de ambos países y si hasta el momento no se ha mencionado nada, es porque no se prevé que se corra algún peligro.

Coincidió también con el arquero del conjunto Tricolor, en el sentido de que en el seno del equipo no se ha tocado ese punto pues lo que más les interesa es trabajar y estar lo mejor preparados posible para enfrentar el torneo continental.

Cambiando de sede, jugadores del León y el América, también fueron cuestionados acerca de lo sucedido en Colombia

De "lamentable" calificaron futbolistas de los clubes mexicanos América y León el atentado con un coche bomba sucedido el viernes pasado en Cali, Colombia, mismo que ocasionaría la suspensión de la Copa América de futbol 2001 en ese país.

Serán 12 las escuadras que estarán en pugna por el título de la Copa América, que celebrará su 40 aniversario. Además de los anfitriones, en el Grupo A quedaron integrados Chile, Ecuador y Venezuela, con sede en Barranquilla. Y en el C, cuyos partidos serán en Medellín, estarán Argentina, Uruguay, Bolivia y Canadá.

Para el mediocampista chileno del América, Fabián Estay, la Confederación Sudamericana de Futbol (CSF) y la Federación Colombiana de ese deporte (FCF) deben determinar si este hecho violento pone en riesgo la realización del certamen continental para selecciones.

Expuso que este tipo de hechos "no pueden pasar en el futbol. El deporte está sobre la política y muchas situaciones más. Somos gente que damos alegría al pueblo, lamentablemente esto no puede suceder. Siento que si se suspende la Copa América estaría bien hecho, pero será un tema para analizarlo y poner muchas cosas en la balanza".

Ante las versiones de que México podría albergar el certamen en caso de una eventual cancelación por parte de las autoridades colombianas, el seleccionado chileno consideró que sería ideal, porque existe la infraestructura, los estadios, la gente, "tiene todo lo necesario para hacer una gran Copa América".

El ex integrante del representativo mexicano, Raúl Gutiérrez, manifestó, "más allá de poner en riesgo, creo que deberían tomar medidas extremas, porque no puede suceder algo así y mucho menos en un ámbito deportivo".

Aunque opinó que una posible suspensión del citado campeonato sería conveniente "ponerla a consideración", también llamó a no ser tan extremista en las medidas a adoptar.

"Es una situación muy delicada, pero ojalá se pueda resolver. Colombia es un país ciento por ciento futbolero y una situación como esa no sólo mancha al futbol de ahí, sino al mundial", indicó.

Además, opinó que si la CSF quita a Colombia la sede del certamen y se lo diera a México "sería maravilloso, porque nos daría grandes oportunidades para campeonar".

Para el mediocampista del América, Braulio Luna, este atentado no debe poner en riesgo la disputa del torneo, "porque para los colombianos es una vitrina interesante que su país organice un torneo tan importante, pero hay que mejorar la seguridad. Habrá que esperar a ver qué dice la gente de la FIFA".

Luis Hernández, delantero del América, consideró que las autoridades colombianas deben estar alertas, porque sería una desgracia que le pueda pasar algo a cualquier selección y más si es la de México.

El vicepresidente americanista, Alejandro de Haro, se unió al apoyo vertido por el titular de la Rama de la Primera División del futbol mexicano, Rafael Lebrija, en el sentido de que debe darse todo el apoyo a la gente de Colombia en este momento y no poner en duda que la seguridad de los diferentes representativos será un punto al cual pondrán especial interés.

"Hay que darle el apoyo, los atentados suceden. En muchas ocasiones ha habido y ese país sigue adelante. Creo que en la Copa América no va a haber ese tipo de problemas", indicó.

También, descartó que esté en riesgo la realización de la Copa América y la asistencia de México, al recordar que el año pasado a América le tocó ir a jugar a la nación cafetera dentro de la Copa Libertadores y jamás enfrentó problema alguno y expuso su plena confianza de que la seguridad será reforzada.

Por su cuenta, el veterano delantero Francisco Uribe, de León, dijo:

"Desgraciadamente se han dado muchos actos de violencia dentro del futbol y esto hace tener más cuidado. Ojalá las autoridades pongan orden para que se tranquilice la situación por la propia seguridad de los jugadores".

Para el capitán leonés Jaime Ordiales, "es muy triste que esto pase, porque Colombia ya sufre mucho y esto lo afecta aún más. Ojalá no se suspenda la Copa y haya calma para que la gente vaya".

El futbolista aseguró que México cuenta con la capacidad para albergar el torneo si se lo dieran por evitar más actos violentos como el del coche-bomba que estalló cerca del hotel donde se hallaba el equipo colombiano Once Caldas, cuyo partido ante América de Cali del sábado debió suspenderse.

"Hay que darles todo el apoyo, claro, Colombia también es un país futbolero, que está sufriendo con este tipo de situaciones, pero si alguna vez viniera la oportunidad hay la gente capaz para organizar una gran Copa América, como Rafael Lebrija -titular de la Primera División- y Alberto de la Torre -titular de la Federación Mexicana de Futbol-. Y repito, bienvenida si se da esta opción", puntualizó

HABLA UN COLOMBIANO

El arquero del Club Pachuca, Miguel Calero, quien ha vestido en incontables ocasiones la casaca nacional de Colombia, y se le recuerda por ser el arquero de la edición pasada de la Copa América que se celebró en Paraguay, donde tuvo el 4 de julio de 1999 un día memorable en el partido que su equipo le ganó a Argentina por 3-0 y donde además se recuerda la traste exhibición del argentino Martín Palermo, quien erró tres penales, dio su punto de vista acerca del atentado en la ciudad de Cali.

"Es incómodo hablar de esto. Yo creo que el atentado no fue contra la organización de la Copa América, pienso que son problemas más de tipo personal, pero hay que tratar de darle una mejor imagen a nuestro país. Las selecciones que van a estar en Colombia van a estar bien seguras, protegidas, aparte de que la gente en mi país quiere al futbol y principalmente quiere la paz en Colombia".

¿Contra quién cree que están siendo dirigidos estos ataques?

"Contra los jugadores, contra el futbol y contra el deporte yo creo que no hay ningún tipo de problema, estoy seguro que ésta será la Copa de la paz, así que el turista y el jugador que llegue (a Colombia) va a ser bien recibido y lógicamente todos vamos a poner de nuestra parte para que se sientan orgullosos de nuestro país".

Miguel Calero, antes que jugador es un ciudadano colombiano y en ese tenor externó su sentir acerca de la ola de violencia que se viva día a día en la tierra del pintor Fernando Botero.

"Estamos viviendo un momento incómodo en nuestro país, pero tenemos la confianza y la seguridad de que vamos a sobreponernos a todo eso porque lo necesitamos urgentemente, además de que es lo que toda la gente que vive en Colombia quiere", dijo el cancerbero.

SE DIJO QUE MÉXICO PODRÍA ALBERGAR DICHA COPA AMÉRICA

México esperará cualquier decisión de la Confederación Sudamericana de Futbol (CSF) en cuanto a su participación en la Copa América Colombia 2001, luego del atentado con coche-bomba registrado el viernes en la ciudad de Cali.

El vicepresidente del Consejo Nacional de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Rafael Lebrija, declaró que dicho atentado "no pone en entredicho la participación de México en esta competencia".

"Es un acto deplorable que va en contra de cualquier principio, no sólo del deportivo. Es un acto salvaje", condenó Lebrija.

Al ser México país invitado a la justa, indicó, va estar a la espera de la decisión que tome la CSF en cuanto a su asistencia, pero este acto no pone en entredicho la participación de México, "esto ya sería un caso extremo".

Dijo que México estará atento a todos los acontecimientos y jamás va tomar una decisión unilateral, sino en forma coordinada con la CSF, la cual "va vigilar que haya seguridad plena para todos los asistentes".

Pero advirtió que "vamos a pedir que haya la debida vigilancia y seguridad para todos, porque no vamos a arriesgar a ninguna persona, a los jugadores, cuerpo técnico ni directivos".

Comentó que desde antes de este atentado ya existía ese ambiente de inseguridad y preocupación, pero tanto la CSF y el gobierno colombianos prometieron todas las garantías de seguridad a los equipos participantes.

Insistió en que la selección mexicana de futbol sigue con sus preparativos, tanto deportivos como logísticos, para participar en dicha competencia.

"México apoya a nuestros hermanos colombianos en la organización de la Copa América, porque han puesto mucho esfuerzo para cumplir con la realización del torneo", expresó.

Pero en la eventualidad de que no pueda albergar el torneo, aseguró que México es una opción, porque "tiene todos los recursos para organizarla

FINALMENTE, COLOMBIA ACEPTA EL RETO DE REALIZAR LA JUSTA

El comisionado de la Confederación Sudamericana de Futbol (CSF), Oscar Harrison, ratificó a Colombia como sede de la Copa América 2001, luego de las dudas que surgieron por un atentado dinamitero registrado la semana pasada (4 de mayo).

Harrison indicó al llegar a Bogotá que "el mensaje de nuestro presidente (Nicolás Léoz, presidente de la CONMEBOL) y de mi parte, es que les puedo asegurar que la Copa América se realizará en Colombia y no tendrá modificación independiente que una o dos federaciones no lo quieran".


 

 
 
©1999-2001 MundoSoccer,Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Mexicano Futbol Español Futbol Inglés Futbol Italiano Futbol Francés Futbol Holandés Futbol Aleman
Editorial
 
Entrevistas
 
Reportajes
 
Columnas
 
Programación TV
 
¿ Sabías Qué ?
 
Túnel del Tiempo
 
Copas del Mundo
 
Héroes     Mundialistas
 
4.6.2001
 
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de selecciones
 
 
Busca
 
 
 
Tienda | Staff | Entretenimiento | Chat