EL PESO DE LA CAMISETA

mundosoccer.com

¡Qué tiempos aquellos!

Cuando los grandes equipos de tradición en el futbol mexicano se presentaban en casa o salían de visita a encarar a cualquier rival.

Era tiempo de ponerse a temblar para los llamados "equipos chicos", pues con el simple hecho de ver la camiseta del contrario, se ponían a temblar y daban casi por sentado que perderían el juego.

Ahora las cosas han cambiado y ese subjetivo peso de la camiseta rival está quedando en el olvido, pues las distancias entre muchos equipos se está acortando y debido también al sistema de competencia, en este momento cualquier equipo le gana a cualquiera.

Este hecho se pudo comprobar el pasado fin de semana, el sábado, para ser más concretos, cuando el América fue a visitar al Monterrey y Cruz Azul le hizo los honores al León en casa.

Años atrás, era de esperarse que los dos equipos capitalinos, que poseen entre los dos cerca de 20 títulos de nuestro balompié, hubieran arrasado sin miramientos al rival, es más, con el simple hecho se saltar a la cancha enfundados en su uniforme habitual, el contrario estaría predispuesto a cargar con una derrota.

Hoy la realidad es otra.

Cruz Azul cayó estrepitosamente por 3-1 ante un León que estuvo irreconocible sobre la grama.

Hay que destacar que el silbante en turno colaboró con un penal en el primer minuto a favor de los Esmeraldas, pero aparte de eso, los Celestes no pudieron hilvanar 4 pases consecutivos y carecieron de poder para ofender al rival.

Los visitantes empezaron a hacer su juego pues necesitaban urgentemente los tres puntos para poner en predicamentos al Atlante, que es su rival en la lucha por el no descenso.

Quizá ese afán de ganar y hacer a un lado el pensamiento de saber quién era el rival en turno, los del Bajío sacaron un importante triunfo.

En Monterrey, los Rayados hicieron lo propio con las Aguilas, que escudándose en la imponente figura de Iván Zamorano, creyeron que desde antes de bajar del avión, los tres puntos estaban asegurados.

Y sí, iniciaron bien con el gol de Luis Hernández, pero desde ese momento, el exceso de confianza, los hierros de Luna y Zamorano ante el arquero, y un intento de rebelión por parte de los Regios, culminó con una victoria de 3-1, que desconcertó mucho a los seguidores azulcrema.

Ya basta de que los jugadores crean que por el simple hecho de vestir una camiseta de tradición, con la que otros han conseguido cosas impresionantes y gran cantidad de títulos, creen que todo se resolverá por arte de magia.

Es necesario que pongan los pies sobre la tierra y que entiendan de una vez por todas que el trabajo que ellos hagan durante la semana y el buen desenvolvimiento que tengan sobre el terreno de juego el día del partido, será lo que reciban en compensación, pues el futbol se gana a base de esfuerzo, táctica y hasta sacrificios.

No se gana portando una playera famosa ni haciendo anuncios para televisión; se gana desplegando mejor futbol y tratando de sudar hasta la última gota para conseguir una victoria.

Ya es hora de que el peso de la camiseta pase a segundo término y sea el mejor futbol, el que imponga los parámetros para decir qué equipo es grande o no.


 

 
 
©1999-2001 MundoSoccer,Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Mexicano Futbol Español Futbol Inglés Futbol Italiano Futbol Francés Futbol Holandés Futbol Aleman
Editorial
 
Entrevistas
 
Reportajes
 
Columnas
 
Programación TV
 
¿ Sabías Qué ?
 
Túnel del Tiempo
 
Copas del Mundo
 
Héroes     Mundialistas
 
22.6.2001
 
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de selecciones
 
 
Busca
 
 
 
Tienda | Staff | Entretenimiento | Chat