LOS CASTIGADOS

mundosoccer.com.- Lamentablemente el futbol nos mostró el pasado fin de semana que nuestros orígenes cavernarios no están olvidados ni son parte de los libros de historia solamente.

Se pudo constatar que a pesar de tantos intentos por parte de las máximas instancias del balompié mundial, como la FIFA, por ejemplo, de hacer cada vez más notorio el famoso "fair play" (juego limpio) la violencia en el mismo terreno de juego no se ha podido erradicar.

Lastimoso y repugnante resultó ver el proceder de Manuel Vidrio, jugador del Club Pachuca, quien arteramente y sin ningún argumento que limpie su error, "cazó" literalmente a Francisco Palencia, del Cruz Azul, y de un artero y seco golpe con el antebrazo sobre su rostro, lo dejó sembrado en el terreno de juego como muerto.

No conforme con ello, Vidrio todavía se dio el lujo de rematarlo en el césped.

Hay que destacar que el arbitraje influyó de manera determinante en el curso de este partido, pues Germán Arredondo, el silbante, se vio demasiado tibio y muy distraído en jugadas muy comprometedoras, inclusive en ésta, pues tuvo que venir el abanderado o árbitro asistente para indicarle lo sucedido y para Ripley, no expulsó a Vidrio sino hasta que se percató de que Palencia sangraba del rostro, pero además reanudó el partido dándole el balón al Pachuca, como si la falta hubiera sido cometida por el crack cruzazulino.

Unas imágenes televisivas mostraron cómo era atendido Palencia en el vestidor y fue impresionante ver las tres profundas heridas en su rostro.

¡Qué tan letal puede llegar a ser la mano del hombre!

Se esperaba que la Comisión Disciplinaria, quien es comandada por Aarón Padilla, pusiera su mano de hierro en esta artera acción de Manuel Vidrio.

En la misma calle fue tema de conversación este suceso y entre compadres o amigos, se pedía desde la inhabilitación del jugador, hasta que lo colgaran de los hue... por ser tan "cerdo".

Finalmente, parece que los videos no hicieron mucha mella, pues Manuel Vidrio sólo fue suspendido por 5 partidos.

Quizá la carta abierta que envió a varios diarios de circulación nacional pidiendo disculpas a Palencia, hizo reblandecer los sentimientos del señor Padilla y su corazón le dictó no ser tan duro.

Este caso que mencionamos líneas arriba se dio el domingo a mediodía.

Horas más tarde, América e Irapuato empataban en la cancha del Azteca a dos goles y el colofón del cotejo fue una batalla campal en la que se vieron inmiscuidos varios elementos de ambos cuadros.

El internacional Iván Zamorano, que ha venido a mostrar a México más cosas negativas que positivas, fue el que inició con un empellón, toda la trifulca que se vivió después.

Sin darle la razón a ninguno de los dos equipos, hombres como Víctor Santibáñez, Jesús Mendoza, Isaac Terrazas, Eustacio Rizo y Ramiro Briseño, se transformaron por segundos en auténticos trogloditas de la edad de piedra y sacando a flor de piel sus más escondidos instintos, se golpearon con saña y no hicieron el episodio más largo, gracias a que algunos de sus coequiperos, con la cabeza más fría, intervinieron para finalizar la batalla.

El recuento de los daños fue:

AMERICA

  • Víctor Santibáñez, 4 juegos de suspensión
  • Jesús Mendoza, 3 juegos de suspensión
  • Iván Zamorano, 1 juegos de suspensión

IRAPUATO

  • Isaac Terrazas, 3 juegos de suspensión
  • Eustacio Rizo, 3 juegos de suspensión
  • Ramiro Briseño, 1 juegos de suspensión
  • Jesús Gutiérrez, 1 juegos de suspensión

Creímos (de nueva cuenta erramos) que la Comisión Disciplinaria iba a ser más severa a la hora de castigar, sobretodo a Zamorano, quien fue el que inició todo el problema.

Pero no fue así.

¿Tendrá algo qué ver el hecho de que los vicepresidentes del América salieron del Estadio Azteca dos horas después de concluido el partido y casi a la par que el silbante Edgar Ulises Rangel?

¿Pedirían clemencia para Iván Zamorano, por el hecho que después de Chivas, les viene el Clásico Joven ante Cruz Azul?

¿Qué hacía en el vestidor de árbitros el silbante Felipe Ramos Rizo, quien se supone ya había pitado a mediodía el juego entre Pumas y Necaxa?

¿Lo enviaría el señor Edgardo Codesal a mediar la situación con la directiva del América?

¿Por qué "atinadamente" Arturo Brizio dio a conocer en un noticiero nocturno las castigos (sin equivocarse) para los futbolistas rijosos?

¿No que Aarón Padilla iba a dar a conocer los castigos hasta el martes al mediodía?

Hay muchas cosas "raras" que no encajan en este rompecabezas, pero afortunada o desafortunadamente así es nuestro hermosísimo balompié mexicano.


 

 
 
©1999-2001 MundoSoccer,Inc. Todos los Derechos Reservados
 
Futbol Mexicano Futbol Español Futbol Inglés Futbol Italiano Futbol Francés Futbol Holandés Futbol Aleman
Editorial
 
Entrevistas
 
Reportajes
 
Columnas
 
Programación TV
 
¿ Sabías Qué ?
 
Túnel del Tiempo
 
Copas del Mundo
 
Héroes     Mundialistas
 
24.6.2001
 
 
México
 
 
Torneos de Liga
 
Torneos de Clubes
 
 
Torneos de selecciones
 
 
Busca
 
 
 
Tienda | Staff | Entretenimiento | Chat